Santiago. Los trabajadores de la mina de cobre Chuquicamata, de la estatal chilena Codelco, paralizaron este lunes sus faenas en protesta por el despido de dos operarios, medida que acusan fue injustificada por lo que exigieron su reintegración, dijeron dirigentes sindicales de la minera.

Los sindicatos 1,2,3 de Chuquicamata, más el sindicato 1 de Antofagasta, acordaron una movilización que mantenía bloqueados los accesos a la división ubicada en el norte del país, la segunda en importancia de Codelco, el mayor productor mundial del cobre.

"Todos los sindicatos hemos paralizado", dijo a Reuters Liliana Ugarte, presidenta del sindicato 2. "Dependiendo cómo avancen las negociaciones con la administración, no sabemos si esta paralización se extenderá para los siguientes días".

Rolo Milla, dirigente sindical de la compañía, calificó de inaceptable "lo que está haciendo la administración". Recordó que en una asamblea extraoerdinaria de 2013, se acordó junto al presidente de la minera para el momento, Raimundo Espinoza, que "la administración no podía tocar a un trabajador".

Milla advirtió que "lo que quieren hacer con Chuquicamata es matarla, eliminarla, y después abrirla con terceros con sueldos paupérrimos".

Chuquicamata produjo 331.000 toneladas de cobre en el 2017. En Codelco no fue posible obtener inmediatamente comentarios sobre el impacto de la movilización.

 

El paro en Chuquicamata ocurre en momentos que Codelco avanza en un ambicioso proyecto de cambio estructural para transformar el centenario yacimiento a una operación subterránea desde su actual rajo abierto, con el fin de elevar su productividad y extender su vida útil.

El rediseño de "Chuqui" implicaría el cierre de algunas áreas y consideraría la desvinculación -según los sindicatos- de unos 1.700 operarios, de un total de poco más de 5.600 que trabajan en la mina.

Por ello, desde la dirigencia buscan una mayor participación para velar por los derechos y beneficios de los trabajadores ante los despidos que podrían concretarse, explicaron.

*Con información de Reuters y El Mercurio.