Lima. Trabajadores sindicalizados de varias minas en Perú acataban una huelga nacional este lunes, pero los planes para un paro más ambicioso se diluían en las grandes compañías ante el temor de despidos y de reemplazos con personal contratado, dijeron los dirigentes.

La huelga en uno de los mayores productores de metales en el mundo tiene como objetivo exigir que se eliminen decretos del Gobierno que considera afectan sus derechos, dijo el líder de la Federación Nacional Minera, Metalúrgica y Siderúrgica del Perú (FNTMMSP), Ricardo Juárez.

Perú, cuya economía depende del sector minero, es el tercer productor mundial de cobre, zinc, plata y el séptimo de oro.

Sindicatos de grandes firmas del sector minero en Perú habían anunciado que iban a acatar la medida.

Juárez, el líder del gremio minero, dijo que aproximadamente un 80% de los 20.000 trabajadores sindicalizados que están afiliados a la federación estaban acatando la huelga.

"Definitivamente la producción va ser normal, porque el personal contratado está trabajando y supera largamente a los sindicalizados. Si afecta sería mínimo", dijo Zenón Mujica, secretario general del sindicato de Cerro Verde.

La federación del sector agrupa casi un tercio de todos los obreros y empleados mineros del país.

Pero en minas como Antamina, la mayor productora de cobre del país controlada por BHP Billiton Ltd y Glencore Xstrata; y Yanacocha, la mayor productora local de oro controlada por Newmont Mining, no apoyaban la protesta.

Hernán Robles, uno de los líderes del sindicato de Antamina ubicado en el norte de Perú dijo que el domingo se reunió su sindicato y acordó trabajar para evitar represalias, luego de que su gremio tuvo una huelga a fines del año pasado.

"Esta normal la producción", dijo el dirigente a Reuters.

La huelga se produce en momentos en que la economía local se ha desacelerado en los últimos meses debido principalmente a la caída de sus ventas mineras, que representan alrededor del 60% de todas las exportaciones del país andino.

Asimismo, cuando los precios internacionales de los metales han descendido ante la menor demanda de los grandes consumidores y los ingresos y ganancias de las firmas han disminuido.

Los mineros demandan que se derogue un decreto del Gobierno que autoriza los ceses colectivos de los trabajadores y que se aplique una norma que regule a las firmas tercerizadoras que brindan servicios a las firmas del sector con personal externo.

Además piden que se cancele un proyecto de ley en el Congreso que busca recortar las atribuciones de los sindicatos mineros, reduce en hasta un 20% los bonos en el sector y limita las inspecciones de trabajo, entre otras.

Paro parcial. En minas como la cuprífera Cerro Verde y la minera de estaño Minsur, la huelga era acatada parcialmente, pero no afectaba la producción, dijeron por su parte dirigentes.

"Definitivamente la producción va ser normal, porque el personal contratado está trabajando y supera largamente a los sindicalizados. Si afecta sería mínimo", dijo Zenón Mujica, secretario general del sindicato de Cerro Verde.

En Minsur la empresa ha reclutado a todos sus trabajadores que no están en panilla para evitar detener la producción, dijo el dirigente del sindicato de la mina, Marco Sarca.

"Es un paro parcial porque la empresa toma sus estrategias, pero creo que está mermando la producción porque no es mano calificada los que están trabajando en puestos claves", dijo.

Aunque en la mina Shougang Hierro Perú, la única productora de ese metal en el país, el paro de trabajadores sindicalizados, que son la mayoría en la empresa, era total.

"Se ha parado la producción totalmente. No hay trabajadores contratistas aquí", dijo Julio Ortíz, líder del sindicato de la firma controlada por Shougang Group de China.

Portavoces de las firmas Shougang Hierro Perú y de Minsur no estuvieron disponibles de inmediato para comentar sobre la protesta.

Actualmente el sector minero encara una serie de conflictos, la mayoría protestas de comunidades ante el temor de que sus operaciones contaminen sus tierras o sus fuentes de agua.

Uno de ellos involucra a Southern Copper, que anunció el viernes una pausa de dos meses en el desarrollo de su proyecto de cobre Tía María de US$1.400 millones.