Mientras los indicadores económicos confirman el prometedor crecimiento de la economía paraguaya, que tiene como uno de sus pilares un mayor flujo en el comercio exterior, tanto de importación como de exportación, la realidad es que el país, hasta ahora, tropieza con problemas en el principal punto de salida y de entrada de mercaderías: el puerto de Buenos Aires.

El obstáculo se debe a las trabas comerciales que siembra el Gobierno argentino en el camino del comercio exterior paraguayo, específicamente a la flota con bandera nacional que utiliza la hidrovía Paraguay-Paraná para transportar mercaderías (ver infografía adjunta). El boicot empezó hace unos años, pero se fortaleció desde el segundo mandato de la presidenta Cristina Fernández, según indica ABC Color.

Uno de los puntos que creció como opción para la flota paraguaya fue Uruguay, cuyo Gobierno muestra mucha apertura a importadores y exportadores paraguayos, para que sus embarcaciones utilicen los puertos de esta nación rioplatense, con acciones aduaneras que faciliten el movimiento de contenedores.

Debido a los problemas con Argentina, varios importadores ya optaron por los puertos de Montevideo para el ingreso de sus productos desde el año pasado. Sin embargo, el problema con Uruguay radica en sus costos para las embarcaciones paraguayas. Por ejemplo, sólo el amarre de una barcaza cuesta US$ 290 el metro lineal y por hora en cualquier puerto uruguayo, que convierte en imposible, al menos hasta ahora que la flota paraguaya opte por las terminales montevideanas.

Sin respaldo. Para Juan Carlos Muñoz y Guillermo Ehreke, presidente y vicepresidente del Centro de Armadores Fluviales y Marítimos del Paraguay (CAyFM), el problema principal es que no hay una política de Estado orientada a resolver los problemas que se generan para el comercio fluvial paraguayo.

Para ambos empresarios, la flota paraguaya apunta a seguir siendo fundamental para el crecimiento económico del país, pero no encuentra el respaldo del Gobierno paraguayo para defender los intereses del sector en puntos estratégicos, como la libre navegación de la Hidrovía y la remoción de trabas por parte de Argentina, principalmente.

Añadieron que urge contar con funcionarios que tengan poder de resolución, que sepan defender los intereses de la flota paraguaya ante Argentina y negociar con los uruguayos mejores precios.