Berlín. El tráfico aéreo de Alemania se normalizó este jueves a partir del mediodía, después de que Lufthansa cancelara unos 700 vuelos en la primera franja horaria de la jornada en respuesta a las huelgas de advertencia convocadas por el sindicato del sector.

Los aeropuertos más afectados fueron los de Fráncfort, el de mayor tráfico aéreo del continente, así como Hamburgo, Múnich, Colonia, Berlín y Düsseldorf, indicaron fuentes de la aerolínea, la primera de Alemania.

La mayoría de los pasajeros afectados habían sido advertidos por la compañía de la cancelación de sus vuelos y las alternativas que se les ofrecía -principalmente, viajar en tren, en los trayectos nacionales-, lo que evitó la sensación de caos en las terminales.

Las cancelaciones se concentraron en vuelos nacionales y europeos, mientras que los transcontinentales se mantuvieron salvo pocas excepciones, de acuerdo al balance de la empresa.

La convocatoria de huelgas de advertencia la lanzó el sindicato del sector servicios, Verdi, el lunes, para aumentar la presión sobre la patronal ante la ronda de negociaciones salariales que debe abrirse mañana.

Verdi exige para los alrededor de 33.000 empleados de la aerolínea un aumento salarial del 5,2% y garantías de mantenimiento de los puestos de trabajo.

La dirección de Lufthansa, en cambio, pretende imponer una congelación salarial y exige de la plantilla disponibilidad a flexibilizar sus jornadas.

El sindicato amenaza con convocar nuevas acciones de protesta, en caso de que la patronal no modifique su posición de inicio.

Un portavoz de Lufthansa calificó la huelga de "totalmente superflua e inadecuada".

El conflicto salarial se enmarca en el anuncio de la dirección de Lufthansa de un riguroso plan de saneamiento que implicará todos los segmentos de la aerolínea, la primera de Alemania.