Bogotá. El terremoto y tsunami que afectaron a Japón, uno de los principales consumidores de café de Colombia, no han golpeado por ahora la demanda ni las exportaciones del país sudamericano, dijo este lunes el gerente de la Federación Nacional de Cafeteros de ese país, Luis Genaro Muñoz.

Anualmente Colombia exporta entre 1,4 millones y 1,5 millones de sacos de 60 kilos a Japón, precisó Muñoz en una entrevista para el Foro de Reuters sobre Inversión en América Latina.

El dirigente gremial estimó que el precio para los cafés arábigos, suaves, lavados y finos, como los que produce Colombia, debe permanecer en los próximos años entre los US$2,50 y los US$2,70 por libra.

"Los precios deben encontrar unas franjas donde han estado, alrededor de los US$2,50 y los US$2,70 y eso debería mantenerse en los próximos años", afirmó Muñoz.

El gerente de la Federación Nacional de Cafeteros reiteró que para el 2011 la meta de producción de Colombia, el tercer exportador mundial después de Brasil y Vietnam, es una cosecha de entre 9 y 10 millones de sacos, pero aclaró que dependerá de los efectos de las lluvias sobre los cultivos.

Muñoz reveló que de las 900 mil hectáreas cultivadas con café en Colombia, un 65% falta ser renovada con variedades resistentes a la roya, y admitió el propósito de superar el millón de hectáreas sembradas para alcanzar una producción de 18 millones de sacos en el año 2020.