Ciudad de México. TransCanada arrancó la puesta en servicio de su gasoducto Topolobampo con capacidad para transportar 670 millones de pies cúbicos de gas natural diariamente a mercados en los estados de Chihuahua y Sinaloa.

El proyecto representa una inversión de aproximadamente US$1.200 millones y provee la interconexión que abastece al gasoducto Mazatlán, también de TransCanada.

El proyecto Topolobampo involucró la construcción de aproximadamente 560 kilómetros de ductos de 30 pulgadas de diámetro desde El Encino, cerca de la ciudad de Chihuahua, a Topolobampo, cerca de Los Mochis, Sinaloa.

En conjunto, los gasoductos de Topolobampo y Mazatlán conforman un sistema que añade más de 870 kilómetros de infraestructura energética que jugará un papel fundamental en proveer gas natural a plantas generadoras de energía eléctrica y a centros industriales y urbanos, promoviendo el desarrollo económico de la región noroeste de México.

El ducto de Topolobampo presentó algunos de los retos de construcción más demandantes en todo el país, dada la geografía a lo largo de la ruta, incluyendo cruzar la sierra Tarahumara cerca del Cañón del Cobre en el estado de Chihuahua.

TransCanada usó técnicas como la perforación vertical para poder cruzar acantilados con pendientes extremadamente inclinadas y la necesidad de usar grúas aéreas para transportar los tubos a regiones remotas.

Durante su construcción, el proyecto empleó a cerca de 3.500 empleados y contratistas y alcanzó más de 10 millones de horas hombre sin incidentes que implicaran incapacidades.

TransCanada trabajó con propietarios de terrenos y autoridades locales para asegurar que fueran parte del proceso de desarrollo y construcción. Este proyecto fue uno de los primeros en México en incluir consultas indígenas coordinadas por el gobierno federal a comunidades impactadas, explicó la canadiense.

La presencia de TransCanada en México data de mediados de la década de los 90, cuando construyó dos de los primeros ductos privados en el país. Los gasoductos de TransCanada, ya sea en operación o en construcción, representan más de 3.190 kilómetros con una capacidad de 7.100 millones de pies cúbicos por día, y una inversión aproximada de US$5.600 millones.

"Completar el sistema de ductos de Topolobampo y Mazatlán es un logro importante para TransCanada conforme continuamos expandiendo nuestro portafolio para transportar gas natural que atienda las necesidades de generación de energía eléctrica de México. Estamos desarrollando la infraestructura que alimentará nuevas plantas de generación de energía eléctrica y facilitará la conversión a gas natural de plantas existentes que actualmente usan combustóleo y diésel, reduciendo así el costo de la electricidad y las emisiones de gases de efecto invernadero”, dijo Robert Jones, presidente de TransCanada México.

Con más de 65 años de experiencia, TransCanada opera una de las redes de transporte de gas natural más grandes que existen, extendiéndose por más de 91.900 kilómetros, conectándose prácticamente con todas las cuencas principales de abastecimiento de gas natural en América del Norte.

Es proveedor de almacenamiento de gas natural y servicios relacionados con 653.000 millones de pies cúbicos de capacidad, además tiene participación en aproximadamente 6.100 megawatts de generación de energía en Canadá y Estados Unidos.

También es el desarrollador y operador de uno de los sistemas de oleoductos líderes en América del Norte que se extiende 4.900 kilómetros, conectando las crecientes fuentes de abastecimiento continentales con mercados clave y refinerías.