La compañía Transener, concesionaria de la red de transporte de energía eléctrica en alta tensión, advirtió que el crecimiento de la demanda requerirá en los próximos años importantes inversiones a fin de garantizar un "aumento de infraestructura para diversificar los puntos de inyección de potencia".

Transener alertó sobre el cuadro actual "cercano a la saturación" en los distintos corredores, en presentaciones realizadas ante el Ministerio de Energía y Minería y Cammesa. Esa situación se verifica en los tramos NEA-Litoral-Gran Buenos Aires y Comahue-Gran Buenos Aires, en función de los despachos de la actual generación.

"Un crecimiento de la demanda del orden de 3% anual, a 8 años vista, implica un 26% de expansión, que representa 6.664 MW adicionales al récord registrado" en el uso de la potencia instalada, que fue de 25.628 MW el 24 de febrero pasado a las 14:25 horas, según el documento al que accedió Télam.

La preocupación, expresada por el director técnico de Transener, Pablo Tarca, radica en que los plazos de las obras a realizar "son del orden de 24 a 36 meses a partir de la firma de los contratos".