Sala de Inversión. Pese a que la crisis aún no llega a su fin, y en Europa todavía el desánimo se hace notar cada cierto tiempo, hay industrias que han logrado un repunte, el caso de la banca española es una de ellas.

Aunque el avance es lento, hay indicios que la mala racha quedó atrás, y los vientos de bonanzas soplan en buena dirección.

En este sentido, no hace falta irse muy lejos en el tiempo para comprobar la lucha encarecida -con contrasplit de por medio- de compañías como Bankia o Banco Popular para recuperar la “confianza” enterrada y, por qué no, volver a superar el euro por acción.

Después de muchas ventas de activos, un banco malo donde depositar sus “ladrillos” tóxicos, grifos del crédito cerrado y paquetes de ayuda pública para borrar los números rojos de sus cuentas, podría decirse que la banca española ha entrado en la fase final de su reestructuración. Así lo considera Gisela Turazzini, cofundadora de BlackBird, quien reconoce que “los bajos precios del sector se justifican totalmente por la nefasta gestión que hicieron de sus activos en la crisis inmobiliaria”.

Sin embargo, “todo tiene un fin y podríamos estar en el inicio de algo importante a largo plazo para los bancos españoles”. Desde BlackBird creen que “si el Ibex35 es capaz de superar los 8.800 puntos, probablemente sea originado por un movimiento importante del sector financiero y, por lo tanto, podríamos asistir a subidas de los bancos más solventes como pueden ser Bankinter, BBVA, Santander o, incluso, Caixabank”. Uno de los responsables de romper dichos niveles debería ser BBVA, según Luis Lorenzo, Trader de Dif Broker, valor que se encuentra “en uno de los mejores momentos en la actualidad”. (Ver: El oligopolio de Santander, BBVA y Caixabank)

En la otra cara de la moneda, aún quedaría la CAM y Popular, ante las dificultades para la absorción de la primera y evitar la quiebra de la segunda, por lo que por ahora, Turazzini “las descartaría de cualquier idea de inversión”.

Juan Dieste, analista de OreyiTrade, asegura que a día de hoy y a medio plazo, “la perspectiva para el sector es que mantenga le tendencia alcista observada últimamente, aunque no se podrían descartar algunas correcciones”.

Las ventajas de invertir en Santander y BBVA. Ambas entidades bancarias presentan unos datos de solvencia y liquidez aceptables y han provisionado buena parte de sus activos inmobiliarios de mala calidad. “Aunque no se puede descartar que se necesiten nuevas provisiones a corto plazo”, tal y como explica Julián Lirola, analista de Self Bank.

Según Bloomberg, el Banco Santander tiene un ratio LTD (Loan to Deposits) de 119%, más bajo que la de la mayoría de las entidades financieras españolas. BBVA, por su parte, tiene un ratio de LTD del 125,1%. Mientras que las tasas de morosidad de Santander (4,8%) y BBVA (5,5%) son las más bajas del sector.

Por su parte, el core capital o capital de máxima calidad es del 11,2% para el Santander y un 10,8% para el BBVA.

A nivel de dividendo, las acciones de Santander serían más atractivas (11,3%) vs. (6,2%) del BBVA. En términos de PER estimado se podría decir que Santander está más cara (9,16x vs 8,89x del BBVA).

Ante este escenario, desde Self Bank se decantarían por BBVA, ya que “su potencial de revalorización es del 5%, mientras que en el caso del Banco Santander estamos hablando de un precio objetivo de consenso de 5,7 euros, que implica un margen alcista del 3%”. El rating de consenso del BBVA –apunta – “es de 3,51 en una escala de 5, mientras que el del Santander se sitúa en 2,93. En términos de PER estimado, las acciones de BBVA también estarían más baratas (10 vs. 10,9)”

En el caso de Popular, cuenta con ratio de LTD 171,3%, muy elevado comparado con el sector y tiene unas tasa de morosidad igualmente alta (11,7%).

En el caso de Bankinter, el principal problema que destacan desde Self Bank es su potencial de revalorización tras experimentar un incremento en su valorización en el año de más del 40%. “Actualmente su precio objetivo estaría en 2,6 euros, lo que le dejaría con un potencial de -10%•. Otro inconveniente -continúa- “es que el ratio LTD de Bankinter es incluso más alto que el de Banco Popular, situándose en 181,5%”.

Sin embargo, la diversificación geográfica es probablemente el mayor problema de ambos valores. Esta diversificación es la que ha permitido que BBVA y Santander hayan podido aguantar la crisis en España y la que probablemente va a garantizar los ingresos en los próximos años para ambos bancos. Tanto Banco Popular como Bankinter tienen su modelo de negocio centrado en España, lo que representa una situación de debilidad con respecto a sus homólogos.