Sala de Inversión.  El martes los contratos a futuro del West Texas Intermediate (WTI) registraron su nivel más alto desde el 31 de diciembre, sin embargo, este miércoles operaron con  bajas pronunciadas a la espera de la publicación de los inventarios de energía para los que se espera un aumento y de la decisión de la Reserva Federal (Fed).

De esta manera, el WTI presenta una baja de 81 centavos, por lo que el barril opera en US$96,60, en tanto, el crudo de referencia Brent, cotiza en US$107,62, subiendo 21 centavos respecto al cierre anterior, reveló en su reporte Infosel.

La pasada sesión, el Instituto Americano de Petróleo (API, por sus siglas en inglés) indicó que para la semana que terminó el 24 de enero los inventarios aumentaron 4,8 millones de barriles, en tanto que las existencias de productos destilados descendieron 1,8 millones de barriles, y las de gasolina aumentaron en 400.000 barriles.

En tanto, los analistas de Platts prevén un aumento de 2,1 millones de barriles. La Administración de Información y Energía (EIA, por sus siglas en inglés) dará a conocer la cifra oficial a las 10:30 horas de Washington.

Por otra parte, el mercado estará centrado en la decisión de política monetaria por parte de la Fed, en donde el mercado espera que se mantengan los recortes en las compras de activos en US$10.000 millones mensuales, como consecuencia de la fuerte recuperación de la economía del mayor consumidor de petróleo a nivel mundial.

Finalmente, se dio a conocer que el yacimiento de Buzzard en el Mar del Norte, con capacidad de 200.000 barriles diarios reanudó sus operaciones, luego de una suspensión desde el 27 de enero.