El tren que une Argentina y Uruguay hizo su primera "corrida" de prueba transportando únicamente operarios del ferrocarril, en el tramo de alrededor de 700 kilómetros que separan a las estaciones de Pilar, en la provincia de Buenos Aires, con la de Paso de los Toros en el vecino país.

El servicio, que quedó interrumpido hace 30 años, fue rehabilitado formalmente el pasado 29 de agosto por los presidentes de la Argentina, Cristina Fernández de Kirchner y de Uruguay, José Mujica.

En una etapa siguiente, el ferrocarril se extenderá entre la estación Federico Lacroze, en la Ciudad de Buenos Aires, y la terminal ferroviaria de Montevideo, en la capital uruguaya.

Hasta fin dee mes se harán recorridas de prueba todos los viernes, a cargo del operador, la concesionaria privada argentina Trenes de Buenos Aires (TBA), cumpliendo así con las exigencias de las normas de seguridad vigentes.

En octubre, este servicio de trenes se incrementará a tres frecuencias semanales, y pasará a ser diaria en diciembre, momento en el que se agregará una conexión ferroviaria desde la localidad de Paso de Los Toros a la ciudad de Montevideo, según informó la Secretaría de Transporte oportunamente.

Las formaciones tardarán entre siete y ocho horas en recorrer la traza que une -a través de las vías del ex Ferrocarril Urquiza- las estaciones de Pilar pasando por las de Basabilbaso, Villaguay y Concordia, del lado argentino, y las de Salto, Paysandú y Paso de Los Toros, en Uruguay.