La compañía española Abengoa se adjudicó tres de seis concesiones de transmisión eléctrica subastadas este viernes en Brasil, mientras que Isolux obtuvo una y la compañía brasileña Neoenergia, en la que Iberdrola tiene 39% de participación, se quedó con otra.

De las diez concesiones para construir y operar líneas de transmisión eléctrica subastadas este viernes en la bolsa de valores de Sao Paulo por el regulador Agencia Nacional de Energía Eléctrica (Aneel), cinco quedaron en manos de compañías con capital español y cuatro fueron canceladas por falta de interesados.

Según la Aneel, los vencedores de las seis concesiones se comprometieron a recibir una remuneración anual por el uso de sus líneas en promedio en 11,96% inferior al precio mínimo fijado por el regulador para otorgar las concesiones.

Las concesiones de transmisión eléctrica en Brasil son otorgadas a las empresas que se comprometen a cobrar las menores tarifas anuales.

Abengoa Concesiones Brasil, una subsidiaria de la empresa española Abengoa y que ya cuenta con más de una decena de concesiones eléctricas en el país, fue la principal vencedora en la subasta, con tres nuevos contratos.

La subsidiaria de Abengoa se adjudicó el lote B, compuesto por dos líneas de transmisión en los estados de Piauí, Pernambuco y Ceará; el lote C, con dos líneas de transmisión en Maranhao, Piauí y Ceará, y el lote I, del que formaban parte cinco líneas de transmisión y una subestación en los estados de Pará y Tocantins.

Abengoa aceptó recibir por el lote B una remuneración anual de 49,03 millones de reales (unos US$24,5 millones), en 23,7% menor que la propuesta por la Aneel, así como 45,7 millones de reales (unos US$22,8 millones) por el lote C, con una renuncia del 21,94%, y 197,3 millones de reales (unos US$98,6 millones) por el lote I, con una renuncia de 5,02%.

Neonergía, distribuidora eléctrica de la que la española Iberdrola es operadora, venció la subasta por el lote G, compuesto por una línea de transmisión de 500 kilovatios entre los estados de Paraíba y Río Grande do Norte, por el que aceptó recibir una remuneración anual de 18,7 millones de reales (unos US$9,3 millones), valor en 6,29% al propuesto por la Aneel.

E Isolux Energía y Participacoes, subsidiaria de Isolux en Brasil, se adjudicó el lote H, que incluye dos líneas de transmisión en Pará y Tocantins y por el que se comprometió a recibir 52,7 millones de reales (US$26,3 millones), con una renuncia de 15,1% sobre el valor original.

El lote A, compuesto por una línea de 408 kilómetros en el estado de Piauí, lo obtuvo el consorcio Gilbués, integrado por las empresas Engeglobal Construções Ltda y Bimetal Indústria Metalúrgica Ltda, que se comprometió a cobrar 34,5 millones de reales (unos US$17,3 millones), valor en 23,7% inferior al exigido.

El regulador concedió en total derechos para la construcción de 17 líneas de transmisión con 5.020 kilómetros de extensión.

Según la Aneel, los cuatro vencedores, de entre los once consorcios y nueve empresas que estaban calificados para la subasta, tendrán que realizar inversiones por cerca de 5.300 millones de reales (US$2.650 millones) en obras que exigirán la contratación de unos 18.356 empleados.

Los concesionarios tendrán plazos de entre 22 y 36 meses para concluir las obras y podrán operar las líneas de transmisión eléctrica por 30 años.