Santiago. Un tribunal ambiental chileno aprobó el miércoles un acuerdo entre el Estado, comunidades indígenas y la mina de cobre Escondida de BHP para que la firma compense daños causados en un salar en el norte del país.

La corte había mediado entre el Consejo de Defensa del Estado (CDE) junto con las comunidades y la minera para establecer un plan de manejo ambiental, además de medidas de compensación y reparación por su acción en el Salar de Punta Negra.

"Para su implementación se considera una gobernanza participativa, conformada por representantes de organismos públicos, privados y comunidades, los que trabajarán de manera conjunta por la sustentabilidad de Salar de Punta Negra", dijo BHP en un comunicado tras conocer la decisión.

El CDE demandó a Escondida, la mina de cobre más grande del mundo, para que respondiera por el daño "continuo, acumulativo, permanente e irreparable" en el salar.

Escondida, controlada por BHP, extrajo entre 1990 y 2017 agua fresca del salar de Punta Negra, a unos 170 kilómetros al sureste de la norteña Antofagasta.

El acuerdo contempla realizar diagnósticos territoriales y estudios técnicos que contribuirán a generar un Plan de Manejo Ambiental que guiará la aplicación de acciones de compensación y reparación con una mirada de largo plazo, dijo la compañía.

En la gobernanza socio-ambiental participarán representantes del Estado, la Comunidad Atacameña de Peine, el Consejo de Pueblos Atacameños y Escondida.

Actualmente la mina se abastece 100% de agua desalada para sus operaciones.