Santiago. El Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC) de Chile, dijo este miércoles que no considerará la solicitud de anulación de un informe pericial en el llamado caso colusión de farmacias, que hicieran Cruz Verde y Salcobrand, las dos farmacéuticas acusadas de coordinarse para subir el precio de 221 medicamentos entre diciembre de 2007 y abril de 2008.

En una resolución intermedia del caso, que debería tener dictamen final antes de febrero del próximo año, el TDLC reafirmó la veracidad del informe de los peritos Javier Núñez, Tomás Rau y Jorge Rivera, que había sido cuestionado por las compañías por supuestos vicios de forma, aunque no de fondo.

En dos escritos que presentaron el 9 de noviembre, las farmacias señalaron que el documento carecía de “todo valor probatorio”, puesto que cuando se realizó la audiencia de designación de peritos, "no concurrieron todas las partes". En efecto, pues en dicha parte del proceso, no llegó la Fiscalía Nacional Económica (FNE), que es la que se querelló contra las compañías.

Al respecto, cabe aclarar que las farmacias se refieren a la apertura de un segundo cuaderno pericial, pues el primero, que fue pedido por la propia Cruz Verde, había sido cerrado a petición de la misma compañía. El TDLC, aprovechando que ya tenía un 85% de avance dicho informe, abrió el segundo cuaderno pero esta vez bajo su propia iniciativa.

“Los peritos no requerían necesariamente practicar un ‘reconocimiento’, pues todos los elementos que debían analizar para realizar su encargo ya constaban en autos. En consecuencia, no resultaba esencial en este caso que los peritos citaran a la audiencia de reconocimiento”, dice este miércoles la resolución intermedia del TDLC.

Con esta decisión, dicho informe pericial será sometido a observaciones durante un mes, proceso habitual en la jurisprudencia económica.

Según cercanos al proceso, el trabajo de los peritos es esencial para el fallo final del caso. El documento es de 71 páginas y se puede revisar en la página del organismo (www.tdlc.cl).

Si bien la investigación de Núñez, Rau y  Rivera no hace juicios en relación a si existió o no colusión, sí demostró secuencialidad y comportamientos anormales de precios entre las compañías antes citadas y Farmacias Ahumada (FASA), empresa que ya admitió su culpabilidad y pagó una multa de US$1 millón.

"De lo expuesto se puede inferir que la mayor parte de los medicamentos experimentaron quiebres estructurales al alza en los precios reales durante el periodo de alzas propuestos por la FNE (...) los resultados reportados en este informe sugieren que en el período de cinco meses (diciembre 2007- abril 2008), se exhiben un conjunto de singularidades estadísticas en las notorias alzas en precios ahí observadas para la mayor parte de los 221 medicamentos analizados", dice el documento pericial.

"Dichas singularidades se manifiestan, consistentemente, en términos de la mayor frecuencia y magnitud de las alzas observadas en los precios de las 3 farmacias, y en los patrones de secuencialidad en el movimiento de los precios entre las farmacias, así como también en la menor dispersión de precios al consumidor que, en promedio, impera luego de dichas alzas, todo en relación a la evidencia correspondiente a los otros períodos durante 2006-2008 en la industria", agrega el informe.