Ciudad de México. Un tribunal federal de México revocó la suspensión de la norma que permite hasta un 10% de etanol en las gasolinas que se consumen en buena parte del país, dijeron este viernes interesados en la controversia, en medio de un juicio sobre el uso del biocombustible en la mezcla de carburantes.

El tribunal determinó que no se comprobó un daño tangible a la salud por la mezcla de 10% de etanol en las gasolinas, como lo permite la norma de combustibles mexicana NOM-016 tras las modificaciones vigentes desde mediados del 2017, por lo que decidió revocar la decisión de octubre de un juez federal.

Juan Pedro Machado, abogado de la firma SOLCARGO que dirige la estrategia jurídica en contra del mayor contenido de etanol, dijo a Reuters que la decisión del tribunal fue únicamente sobre si se impedía o no la aplicación de la norma en lo que se tramita el juicio.

"Falta que se instruya y resuelva el fondo", sostuvo. "El litigio apenas empieza", subrayó.

Machado dijo que ahora se deberán presentar pruebas más profundas y que el juez que lleva el caso podría emitir una sentencia en menos de un año.

Antes de las modificaciones, el porcentaje permitido en la mezcla de combustibles era de hasta 5,8% de etanol. La norma mantiene la prohibición de un contenido de un 10% para las zonas metropolitanas del Valle de México, Guadalajara, en el occidente del país, y Monterrey, en el norte, las de mayor consumo.

Pese a que el mercado de gasolinas en México fue abierto a empresas privadas tras la profunda reforma energética de 2013-2014, la petrolera estatal Pemex sigue teniendo la mayor parte del mercado. No fue posible obtener una postura de inmediato de la empresa sobre la decisión del tribunal.

La Asociación Mexicana para la Movilidad Sustentable (AMMS), que promueve el uso del etanol, dijo en un comunicado que la decisión "permite a Pemex (...) poner al alcance de los consumidores gasolina con un mayor nivel de etanol como oxigenante".

Grupos ambientalistas han dicho que elevar la cantidad de etanol disparará la contaminación en México, que ha importado por años grandes cantidades de combustibles desde Estados Unidos.

Del otro lado, grupos a favor del etanol aseguran que el biocombustible permitirá tener gasolinas más limpias y menos dañinas para el medioambiente y la salud.

Productores de etanol en Estados Unidos han mostrado mucho interés en exportar sus excedentes a México, entre otros países, en su búsqueda de nuevos mercados para sustituir a China o Brasil, en medio de disputas comerciales que afectan sus exportaciones a esos dos importantes compradores.