Oslo. Un tribunal de Oslo rechazó hoy una demanda sobre el clima presentada por grupos ambientalistas contra el gobierno de Noruega por sus planes de exploración petrolera en el Ártico.

     El Tribunal de Distrito de Oslo sostuvo que la decisión del gobierno tomada en 2016 de otorgar nuevas licencias petroleras en el mar ártico de Barents no constituye una violación a la cláusula sobre medio ambiente y que las medidas correctivas tomadas por el gobierno han sido suficientes, informó el diario noruego "Aftenposten".

     La oficina nórdica de Greenpeace y de Nature and Youth presentaron en conjunto la demanda contra el gobierno noruego por el otorgamiento de las nuevas licencias petroleras, bajo el argumento de que la decisión contraviene el acuerdo climático de París y viola la Constitución de Noruega.

     Las organizaciones afirmaron que éste es el primer caso que impugna nuevas excavaciones petrolera y de gas con base en el Acuerdo de París, y también es la primera ocasión en que el Artículo 112 de la Constitución de Noruega será puesto a prueba en el tribunal. Además, esperan que la demanda "pueda establecer un precedente internacional".

     El tema de la demanda es la decisión tomada por Noruega en el verano de 2016 de conceder 10 nuevas licencias de perforación petrolera en la placa continental noruega en el mar de Barents a 13 compañías petroleras, entre ellas Statoil de Noruega, la corporación estadounidense de energía Chevron y la rusa Lukoil.

     El Ministerio de Petróleo y Energía, que representa al gobierno noruego, rechazó el argumento de la parte demandante, e insistió en que la decisión de otorgar licencias de producción es "válida" y tiene "una clara base legal", señala un documento del gobierno al Tribunal de Distrito de Oslo.