Buenos Aires. Los precios de los cereales argentinos registran fuertes alzas esta semana, impulsados por el repunte de los precios del trigo luego que Rusia anunciara la prohibición de exportar el grano debido a una dramática sequía, que ha hecho subir en forma abrupta los precios debido al temor a una escasez mundial.

En la bolsa de granos de Rosario, los futuros del trigo a enero de 2011 se vendían el jueves en US$195 y US$200 la tonelada, un fuerte aumento frente a los US$160 de hace una semana.

Las negociaciones en el trigo a la vista eran más moderadas, y los molineros locales pagaban entre 730 pesos (US$185) y 750 pesos la tonelada, comparado con 730 pesos hace una semana.

El alza en los precios llega en un buen momento para los agricultores, que están terminando la temporada de siembras de invierno. Argentina debería cosechar 13 millones de toneladas métricas de trigo esta temporada, un aumento de casi el 75% frente a la temporada pasada, que se vio afectada por una sequía, dijo el jueves la presidenta Cristina Fernández. 

Si bien se trata de una cosecha relativamente pequeña para Argentina, la proyección de Fernández supera en alrededor de un millón de toneladas las estimaciones del sector privado.