Madrid. El fabricante británico de vehículos de dos ruedas Tirumph ha cerrado el ejercicio 2012 con una caída del beneficio del 29,6% como consecuencia de la puesta en marcha de una nueva planta en Manaos, el lanzamiento de la filial de Brasil y las inversiones realizadas en mercados emergentes para asentar la marca.

En un comunicado, la compañía cifra el beneficio neto en 18,26 millones de euros (US$24,8 millones), frente a los 25,94 millones logrados en 2011, con unos ingresos que se han mantenido estables, ya que el ejercicio ha cerrado con 398,19 millones de euros, frente a los 401,68 millones de euros del año anterior.

En 2012, la marca de Hinckley ha incrementado levemente el volumen de motocicletas vendidas en todo el mundo, llegando a las 49.000 unidades.

La firma británica seguirá en esta misma línea durante el 2013, con la implantación de nuevas redes de distribución en mercados con un fuerte crecimiento como el asiático.

Triumph ha marcado en 2012 una nueva cifra récord en su inversión en I+D, alcanzando los casi 28 millones de euros en el ejercicio, 2,3 millones más que el año anterior.

Gracias a esta política de incremento de la inversión en desarrollo, que continuará en años venideros, el pasado año lanzó tres nuevos modelos: la Triumph Trophy 1200, que reinventa el concepto touring de lujo, la polivalente Street Triple 675 y la superdeportiva Daytona 675 (ambas con sus correspondientes versiones R).

Triumph explica en el comunicado que ha conseguido sobreponerse a la difícil situación que atraviesa el mercado europeo, y muestra mejores resultados que la media de retroceso en ventas en Europa.

Incluso en el Reino Unido se coloca como líder de ventas en el segmento de motocicletas de más de 500 c.c., con una cuota de mercado del 18,6%.

En el mercado estadounidense, la marca de Hinckley ha conseguido crecer un 23%, como consecuencia del lanzamiento de los nuevos modelos, así como por el gusto creciente por las monturas clásicas y cruiser (como la Boneville y la nueva Thunderbird Storm) que siguen sumando adeptos.

La compañía también explica que la situación europea es cada año más delicada y compleja en el sector de la moto y a pesar de todo está consiguiendo en España mejores resultados que la mayoría de su competencia.

La cuota de mercado de Triumph en España en el segmento de más de 500 c.c. ha crecido hasta el 7,48%, situándose como una de las marcas más constantes en crecimiento de cuota en España en los últimos años.

Mientras que el volumen global de matriculaciones de motos de más de 500 c.c. en España ha sufrido un retroceso del 25,47%, Triumph se ha comportado algo mejor que el resto de marcas con un descenso del 20,11% respecto al anterior ejercicio.

Con estos números, la firma británica se sitúa en la séptima posición de las marcas de moto en España en lo que a volumen de ventas se refiere.