Fráncfort. Las acciones de las automotrices alemanas BMW, Daimler y Volkswagen caían este lunes después de que el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, advirtió que impondrá un impuesto fronterizo del 35% a los vehículos importados por Estados Unidos. Las tres automotrices han hecho grandes inversiones en fábricas en México, donde los costos de producción son más bajos que en Estados Unidos, con el objetivo de exportar vehículos más pequeños al mercado estadounidense.

En una entrevista con el periódico alemán Bild, publicada el lunes, Trump criticó con dureza a los fabricantes de automóviles alemanes por no producir más vehículos en suelo estadounidense.

"Si quieres construir autos en el mundo, te deseo lo mejor. Puedes construir autos para Estados Unidos, pero por cada automóvil que llegue a Estados Unidos pagarás un 35 % de impuestos", dijo Trump en declaraciones traducidas al alemán.

Aparte de invertir en México, las automotrices alemanas han cuadruplicado la producción de vehículos ligeros en Estados Unidos en los siete últimos años, hasta las 850.000 unidades, y más de la mitad son exportados, informó la asociación VDA de la industria automovilística germana.

"Le diría a BMW que si está construyendo una fábrica en México y planea vender automóviles a Estados Unidos sin un impuesto del 35%, que se olvide de eso", afirmó el presidente electo, y agregó que los fabricantes tendrán que construir en su lugar plantas en Estados Unidos.

Mercedes-Benz y BMW ya tienen importantes fábricas en Estados Unidos, donde construyen vehículos utilitarios deportivos (SUVs) que tienen un mayor margen.

Presionado por sus promesas de campaña de que revivirá los trabajos industriales en Estados Unidos, Trump está dirigiendo sus críticas contra las automotrices que usan plantas mexicanas de bajo costo para competir en el mercado estadounidense. También advirtió a la japonesa Toyota de que podría sufrir "un gran impuesto en la frontera" si fabrica su modelo Corolla en una factoría que planea en México.

A las 1252 GMT, las acciones de BMW caían un 1,64%, las de Daimler un 1,87% y las de Volkswagen un 1,88%.

Grandes inversiones en México, pero también en EE.UU. Las tres automotrices alemanas han hecho grandes inversiones en México, pero este lunes destacaron que también fabrican en Estados Unidos.

El ejecutivo de BMW Peter Schwarzenbauer dijo a la prensa que la compañía mantendrá sus planes de invertir alrededor de US$1.000 millones en una nueva planta en México, que debería entrar en funcionamiento en 2019 y crear al menos 1.500 puestos de trabajo.

Aparte de invertir en México, las automotrices alemanas han cuadruplicado la producción de vehículos ligeros en Estados Unidos en los siete últimos años, hasta las 850.000 unidades, y más de la mitad son exportados, informó la asociación VDA de la industria automovilística germana.

"En el largo plazo, Estados Unidos se estaría disparando en el pie si impone tarifas u otras barreras comerciales", afirmó el presidente de VDA, Matthias Wissmann, en un comunicado.

Los fabricantes alemanes emplean a unas 33.000 personas en Estados Unidos y los proveedores germanos, cerca de 77.000 más, indicó la VDA.

En declaraciones al Bild, el ministro de Economía alemán, Sigmar Gabriel, afirmó que en vez de intentar penalizar a los fabricantes germanos, Estados Unidos debería responder en su lugar construyendo autos mejores y más deseables.

Norbert Roettgen, director de la Comisión de Asuntos Exteriores de Alemania, dijo que Berlín debe tomarse en serio las palabras de Trump. "Parece estar centrado solamente en intereses de empleo y de seguridad en el corto plazo (...) no está buscando comercio libre, sino más protección", comentó a Reuters.

Planes mexicanos. Una portavoz de BMW indicó que la planta proyectada en San Luis Potosí construirá el BMW Serie 3 desde 2019 y que la producción está pensada para todo el mundo. La factoría se sumaría a las que ya fabrican este modelo en Alemania y China, y su construcción comenzó en junio del pasado año, prometiendo invertir 2.200 millones de dólares en México hasta 2019 para una producción anual de 150.000 autos.

Daimler señaló que tiene previsto comenzar a ensamblar sus autos Mercedes-Benz en 2018 en una factoría valorada en US$1.000 millones que comparte con Renault-Nissan en Aguascalientes. Un portavoz de la firma declinó comentar las palabras de Trump.

El año pasado, la división Audi de VW inauguró una planta de producción de 1.300 millones de dólares con capacidad para fabricar 150.000 vehículos cerca de Puebla. Ni VW ni Audi reaccionaron a los comentarios de Trump, pero la última destacó que está invirtiendo 900 millones de dólares más en su planta estadounidense de Chattanooga, Tennessee.