Beijing. Se espera que más de 12 millones de habitantes de las zonas rurales de China salgan de la pobreza en los próximos cinco años gracias al turismo de aldeas, según informó este miércoles el diario en inglés China Daily.

El turismo rural tiene un gran potencial de crecimiento y seguirá contribuyendo a mejorar la vida de los campesinos al integrar la agricultura con la producción industrial y el sector servicios en las áreas rurales, indicó Wu Wenxue, director adjunto de la Administración Nacional de Turismo de China.

"Más de 70% de los recursos turísticos se encuentran en los pueblos, pero sólo un 30 por ciento de turistas las visitan. Todavía existe margen para el crecimiento futuro", dijo Wu agregando que "en los últimos años, la tasa media de crecimiento del número de turistas y de ingresos por turismo rural ha superado el 20 por ciento".

Según la administración de turismo, más de 2 millones de familias rurales ofrecieron servicios turísticos el año pasado, y más de 12 millones de pobres podrían abandonar su condición gracias a sus esfuerzos en el sector para finales del año 2020.

Un total de 100.000 pueblos recibieron 1.200 millones de visitas turísticas, lo que representa casi una tercera parte del total de visitas. Más de 33 millones de campesinos se han beneficiado del auge en el sector.

China tiene 14 regiones afectadas por la pobreza. Lo más destacado de estas zonas es que los grupos étnicos viven allí en comunidades compactas con un medio ambiente incontaminado y una rica herencia cultural.

Zhang Guangrui, director honorario del Centro de Investigación de Turismo de la Academia de Ciencias Sociales de China, dijo que el turismo rural debe desarrollar sus "singulares tesoros culturales y tradicionales".

"El turismo consiste en experimentar las diferencias. China todavía se encuentra en proceso de urbanización, y muchos turistas aún conservan un recuerdo reciente de las áreas rurales. Ofrecer simplemente a los turistas la experiencia de vivir en áreas rurales ya no es suficiente", dijo Zhang.

Peng Decheng, director del Departamento de Planificación y Hacienda de la misma administración, indicó que un próximo paso clave es mejorar la infraestructura en esas áreas mediante fondos turísticos especiales que impliquen tanto al gobierno como al sector privado.

"Los fondos se invertirían en construir más carreteras, estacionamientos, aseos para turistas y otras infraestructuras", indicó Peng, animando también a "los profesionales del mundo de la cultura, el arte y la tecnología a emplear sus conocimientos para transformar las áreas rurales en pueblos turísticos con características culturales".