Quito. Los escenarios naturales y románticos, las playas con características únicas, extensas haciendas patrimoniales, así como la amplia conectividad aérea, calidad hotelera y capacidad de organización, hacen de Ecuador un destino especial para el turismo de bodas. Es por ello el Ministerio de Turismo de Ecuador (Mintur) lanzó la campaña “Ecuador Is Love”.

El ministro de Turismo, Enrique Ponce De León, destacó que en un análisis realizado por esta entidad identificó que Canadá, España, México, Estados Unidos y Perú son mercados estratégicos para la atracción de estos eventos especiales. “Una boda en Ecuador con ciudadanos extranjeros representa para el país una entrada importante de divisas y la posibilidad de atraer nuevos viajeros”, explicó en rueda de prensa.

Aldo Luzi, subsecretario de Mercados, Inversiones y Relaciones Internacionales del ministerio, indicó que la promoción de “Ecuador is Love” se iniciará a través de los medios digitales de esa cartera de Estado y a su criterio habría que dirigirse también a medios especializados para la industria de bodas.

De su parte, el cofundador y presidente de la International Association of Destination Wedding Professionals (IADWP), por sus siglas en inglés, (Asociación Internacional de Profesionales en Bodas de Destino), Ed Cotton, quien recorrió el país, indicó que Ecuador tiene todas las cualidades para conquistar como “una locación perfecta” y convertirse en uno de los destinos preferidos para bodas.

“Una pareja puede gastar alrededor de US$60.000 en una boda promedio y ello significa un efecto importante en la economía de un país”, señaló Cotton,

De igual forma, Carolina Muzo, directora Ecuador de ABC (Association of Bridal Consultants), estimó que el segmento de romance tendría un impacto económico de entre US$820 millones y US$3.000 millones, pues por ejemplo se requeriría de 40 a 100 proveedores para una boda y por cada dólar invertido se generaría un retorno de US$12.

“Ecuador posee las facilidades que busca este segmento de turismo, y mencionó que el impacto económico para el país sería de US$820 millones de dólares anuales cifras moderadas, y con mayor captación las cifras serían de US$2.000 a US$3.000 millones. Con estos eventos toda la cadena de valor turística es beneficiada, debido a que se requiere de 40 a 100 proveedores para una boda, y por cada dólar invertido se genera un retorno de 12 dólares”, detalló la directora.

A la caza de novios estadounidenses. Según el Ministerio de Turismo, a esta gran iniciativa para el turismo de bodas se han sumado: Illa Experience, Nuema Restaurant, Casa Aliso, Hacienda La Compañía, Yumbo Spa & Resort, Rosadex Cayambe Florícola, La Capilla de los Milagros, Mashpi Lodge, Hacienda San Agustín del Callo, Hostería Cotopaxipungo, Hostería La Andaluza, Luna Runtun, Hotel Quinde Loma, Quinta Lucrecia, Hotel Santa Lucía, Centro Turístico y Cultural Pucara Tambo, Joyería Isabel López, Ecuagenera Orquideareo.

También se encuentran: la Hostería Dos Chorreras, Hotel del Parque, Tanusas Boutique Retreat & Spa, Hotel Oro Verde Manta, Ferrocarriles del Ecuador -Tren Ecuador, Sheraton Quito, JW Marriott Quito, Buro de Convenciones Quito, Hotel Whyndham Quito Airport, Guayaquil es mi destino, Fundación Turismo para Cuenca, Quito Turismo, Corporación Quiport y más proveedores que facilitaron la decoración, logísticas y facilidades para conocer los diferentes destinos.

Finalmente, Natalia Bejarano, Vicepresidenta Asociación Internacional de Profesionales en Bodas de Destino, comentó que al año, 160.000 bodas estadounidenses se celebran fuera de los Estados Unidos.

“Ecuador tiene un gran potencial para este mercado por sus hermosos destinos. Los novios buscan lugares poco convencionales que sean únicos, ya sea a abordo de cruceros o trenes”, remarcó.