Los ingresos por turismo en Uruguay, uno de los principales sectores de la economía, cayeron el año pasado por restricciones cambiarias en Argentina, una pérdida de competitividad frente a Brasil, una mala conectividad aérea y la crisis europea, dijo este lunes una funcionaria del Gobierno.

La ministra de Turismo, Liliam Kechichián, informó que llegaron 2,85 millones de turistas en 2012, un 3% menos que el año anterior, y que los ingresos del sector bajaron un 6,1%.

Uruguay, donde viven 3,3 millones de personas, había logrado un récord de más de 3 millones de visitantes en 2011, con ingresos por US$2.171 millones.

El sector representa casi el 8% del Producto Interno Bruto (PIB) del país y tiene ya más peso que la ganadería, que el año pasado captó divisas por US$1.435 millones.

Kechichián, quien descartó una crisis, atribuyó la situación a una baja del turismo internacional por la crisis europea, la pérdida de competitividad comercial con Brasil y una peor conectividad aérea tras el cierre de la aerolínea uruguaya Pluna en julio de 2012.

Las primeras dos semanas de enero, el punto álgido de la temporada turística uruguaya, ya reflejó una caída interanual de un 14% en la cantidad de turistas que arribó al país.

La llegada de argentinos, los principales visitantes, bajó a 153.000 desde 181.000 en el período; mientras que los brasileños pasaron de 26.000 a 20.650 en los primeros 15 días de 2013.

Uruguay ha implementado una serie de beneficios para atraer a los turistas, que incluyen subsidios al combustible, descuentos de impuestos al consumo gastronómico y hotelero.