Berlín. Los viajes y el turismo ofrecerán un aporte menor a lo previsto a las economías de Francia, Turquía y Brasil en 2016 debido a atentados y a problemas políticos y económicos, pero en términos globales el sector es resistente, dijo el lunes la Autoridad Mundial de Viajes y Turismo (WTTC, por su sigla en inglés).

Brasil acaba de realizar los Juegos Olímpicos, pero su sector de viajes y turismo ha sufrido debido a una crisis política, a su peor recesión desde la década de 1930 y a un brote del virus de Zika.

La WTTC prevé que la contribución del sector al Producto Interno Bruto (PIB) de Brasil caiga en un 1,6% este año, desde el pronóstico anterior de una baja de 0,9%.

En 2015, el aporte directo fue de 190.500 millones de reales (US$59.500 millones), equivalentes al 3,3% del PIB total, según datos de WTTC.

"Hay mucha debilidad macroeconómica circundante, pero la industria de los viajes y el turismo lo sobrelleva bien", dijo a Reuters el presidente de la WTTC, David Scowsill.

En lo que respecta a Europa, los ataques islamistas en París, Bruselas y Niza han resultado en una demanda menor por viajes al Viejo Continente, mientras que en el caso de Turquía, atentados y un fallido golpe de Estado también han afectado a su sector turístico.

En general, el sector global de viajes y turismo crecería en un 3,1% en 2016, más que el crecimiento previsto del PIB global de un 2,3%, impulsado por un creciente número de viajeros a países asiáticos, en particular de China y la India.

La depreciación de la libra esterlina como resultado de la votación de Reino Unido para salir de la Unión Europea deberían impulsar la demanda por viajes a ese país en los próximos 6 a 8 meses, lo que ayudaría a contrarrestar cualquier reducción del gasto en viajes por parte de los británicos, agregó Scowsill.