Asunción. Borges abrió la serie de conferencias realizadas en el marco de la Feria Comercial, Industrial, de Turismo y Seminarios Especiales (Fecomi), edición 2011.

Su tema central giró en torno a las tendencias de la llamada “industria sin chimenea” y cómo este rubro puede generar progreso económico para el país.

Según el especialista, las condiciones a nivel mundial son óptimas para desarrollar la industria turística.

Mencionó la creciente población del planeta, que llegó a los 9.000 millones de habitantes en el 2010. Así como otro aspecto importante, como es una esperanza de vida mayor, con una edad media de 90 años, el turismo presenta igualmente un crecimiento en su público meta, añadió.

En ese sentido, resaltó que los adultos de la tercera edad conforman el sector de clientes potenciales más codiciado para el turismo, ya que en la actualidad estas personas poseen un estilo de vida de calidad, se divierten más y tienen deseos de conocer variados destinos turísticos.

Otra condición positiva para esta industria es la creciente renta per cápita anual y la valorización del dinero, ya que ambos factores permiten que el turista tenga un nivel de gasto más alto.

Específicamente en Paraguay, todos esos factores se encuentran a favor de la industria turística, de acuerdo con lo destacado por Borges. Además, en nuestro país hay buenos precios, se cuenta con un gran potencial y con una infraestructura en desarrollo, agregó.

Asimismo, la Secretaría Nacional de Turismo (Senatur) viene realizando esfuerzos para promocionar la marca país en el extranjero, ya sea con su presencia en exposiciones internacionales, ruedas de negocios, publicidad y marketing, etc.

Las grandes cadenas de hoteles vinieron a instalarse en el país, lo que indica el progreso a nivel económico y específicamente turístico. La oferta hotelera creció de 12.000 a 15.000 camas aproximadamente en los últimos años, lo cual muestra que el sector se está adaptando a la creciente demanda y se está preparando incluso para mayores requerimientos.

Entonces, apuntó, solo falta analizar qué tipo de producto está ofreciendo Paraguay. En ese sentido, destacó los principales atractivos conocidos a nivel mundial, como las Ruinas Jesuíticas, el Camino Franciscano, así como propuestas de noches asuncenas, etc.

No obstante, el especialista recomendó al sector turístico que no deje de lado la necesidad de mejorar los servicios sobre todo en los hoteles de menor porte y empresas pequeñas.

Antes de promover la industria, es fundamental ordenar la casa al máximo posible, puntualizó Borges, de modo a que el turismo paraguayo pueda destacarse a nivel mundial, como ya lo está consiguiendo.

Las cifras a nivel nacional

El turismo receptivo genera 217 millones de dólares al año con el ingreso de 465.264 extranjeros a nuestro país, que en su mayoría provienen de países vecinos y de Latinoamérica (Argentina, 44,68%; Brasil, 29,53%; Uruguay, 2,58%; Chile, 2,58% , y Bolivia, 2,49%). Mientras que las cifras son mínimas cuando se habla de turistas de Norteamérica y de Europa (EE.UU., 3,37%; Alemania, 2,42%, y España, 1,76%).

Paraguay ofrece al mundo turismo de eventos (principalmente en Asunción y ciudades importantes), de naturaleza (que a su vez tiene subnichos como ecoturismo, turismo rural, avistaje de aves, pesca con devolución, etc.) y cultural (tradiciones, idioma, sitios históricos y otros).