Ciudad de Panamá. Turkish Airlines es la aerolínea más conectada del mundo, diariamente desde sus sede central en Estambul salen cientos de vuelos diarios, sus aviones llegan a 120 países, 299 ciudades y 302 destinos.

Parte de esas estadísticas se encuentra Panamá, ya que la empresa, en mayo de 2016 inició  el vuelo de la aerolínea turca Turkish Airlines que viaja en la ruta Estambul-Bogota-Panamá.

Al cumplir el primer año de esta ruta lograron movilizar alrededor 52 mil pasajeros, de los cuales el 70% tenían como destino o abordaron en Bogotá y un 30% en Panamá, pero como un dato curioso, se conoció que la mayoría de los asientos de clase de negocios lo aportan los pasajeros que abordan en el aeropuerto panameño.

Los ejecutivos de la empresa se sienten satisfechos con los resultados obtenidos hasta la fecha, por lo cual los planes de la aerolínea ahora son consolidar el vuelo , que tiene tres frecuencias semanales, y en un futuro aumentarlas destacó Mustafa Dogan, vicepresidente de ventas Turkish Airlines para América Latina, quien explicó desde la sede central en Estambul a ANPanamá algunos de los planes que tiene la empresa para este mercado.

Parte de el aumentó de pasajeros que espera logra Turkish Airlienes para la región de América Latina, lo apoyarán en el acuerdo de código compartido con la panameña Copa Airlines con la cual esperan conectar América Latina a través del hub aéreo que está esta establecido en Panamá.

Dogan señaló que para el 2018 esperan superar las cifra obtenida  en más de un 25%.

Aun en los planes para estar Panamá son primero tener aviones con más capacidad, luego más frecuencias.

Aunque la expectativa que tiene Panamá es que el vuelo sea directo Estabul Panamá y viceversa. “Es lo que quisiéramos, pero la ruta que tiene está funcionando bien” dijo el ministro de Turismo de Panamá, Gustavo Him. Quien lo calificó como éxito el vuelo.

“En las rutas de las aerolíneas es importante sacar los costos y  yo creo que ellos han trabajado  muy bien para que sea rentable” expresó Him.

Hasta la fecha dentro de esta ruta han podido captar, tanto a los viajeros panameños y bogotanos, como algunos de países como Costa Rica, Honduras y Nicaragua.

Alianza con Copa Airlines. Parte de el aumentó de pasajeros que espera logra Turkish Airlienes para la región de América Latina, lo apoyarán en el  acuerdo de código compartido con la panameña Copa Airlines con la cual esperan conectar América Latina a través del hub aéreo que está esta establecido en Panamá.

Un código compartido quiere decir que ambas aerolíneas pueden desde sus plataforma vender destinos a los que no llegan directamente, pero en los cuales se estarán apoyando en la otra empresa. Ejemplo, Turkish puede vender un ticket a Guatemala, utilizando su vuelo hasta Panamá y desde allí utilizar a Copa Airlienes para continuar el viaje.

Una alianza que le conviene a los panameños también. La cooperación comercial, así como el acuerdo de código compartido, entre Copa Airlines y Turkish Airlines, es un elemento complementario a la amplia gama de alianzas comerciales que actualmente mantiene Copa Airlines con todas las aerolíneas con vuelos transatlánticos hacia Panamá, como: KLM, Air France, Lufthansa e Iberia, dijo Pablo de la Guardia, director sénior de Relaciones con Gobiernos de Copa Airlines

De la Guardia dijo que las alianzas comerciales y la extensa conectividad que ofrece Copa Airlines a través de nuestro Hub de las Américas, permiten que estos vuelos Europeos hacia el país sean sostenibles. De esta manera, se fortalecer la conectividad nacional y se fortalece el posicionamiento del país como el principal puente aéreo entre América Latina y Europa en la región. Además, es importante resaltar que este tipo de vuelos transatlánticos y las alianzas comerciales entre las aerolíneas, también fortalecen la competitividad de Panamá, así como toda la plataforma de servicios y logística que ofrece la economía panameña.

Pero la empresa continúa mirando el horizonte y su próximo aterrizaje en América lo tiene planeado para la ciudad de México, pero aun no tiene una fecha, debido a que  depende de factores que van desde regulaciones hasta demanda del mercado.