Bruselas. Los gobiernos de la Unión Europea (UE) alcanzaron un acuerdo preliminar para prohibir las importaciones de petróleo iraní, aunque aún deben decidir cuándo entrará en vigencia la medida, dijeron este miércoles diplomáticos del grupo.

Los diplomáticos dijeron que los enviados de la UE mantuvieron negociaciones sobre el tema a fines de diciembre y que las objeciones, en especial de Grecia, fueron dejadas de lado.

"Se lograron importantes avances", declaró un diplomático de la UE bajo condición de anonimato. "Se acordó el principio de un embargo. Ya no se debate", agregó.

La prohibición europea del crudo iraní sería parte de una acción concertada de Occidente para presionar a Teherán para que abandone su programa nuclear, que muchos gobiernos temen que busque producir una bomba atómica. Sin embargo, el país de medio oriente afirma que sus objetivos son pacíficos.

Estados Unidos impuso nuevas sanciones a fin de año para retirar del sistema financiero a las instituciones que trabajen con el banco central de Irán, lo que bloquearía la principal fuente de Teherán para los pagos para el crudo.

Europa comenzó a preparar un nuevo impulso contra los sectores financiero y energético de Irán en diciembre, con el objetivo de acordar las sanciones a finales de enero.

La prohibición de la exportación de tecnología petrolera a Irán, más medidas contra el transporte marítimo de crudo también están en discusión, declararon los diplomáticos, quienes también afirmaron que aún había un debate entre las capitales europeas sobre si se debe imponer una prohibición de crudo inmediatamente después de que se acuerde o si hay que esperar unos meses.

Algunos estados miembros de la UE están preocupados por el impacto económico de un embargo en un momento en que Europa está luchando con problemas masivos de deuda.

Grecia, en particular, ha sido vacilante, pero fuentes del gobierno griego manifestaron este martes que Atenas no romperá filas con sus socios de la UE sobre el tema.

Las tensiones entre Occidente e Irán - el segundo mayor productor de la Organización de Países Exportadores de Petróleo - ya han hecho subir los precios del petróleo.

El miércoles, el precio del barril de crudo de referencia Brent subió más de US$1 a un máximo de sesión de cerca de US$114, tras la noticia de que los europeos habían aceptado en principio la prohibición de crudo iraní.

Irán suministra un total de alrededor de 450.000 barriles por día a los estados miembros de la UE, por lo que el bloque en conjunto es el segundo mercado más grande de petróleo iraní, después de China.

El comisario europeo de Energía, Guenther Oettinger, ha dicho que si hubiera una prohibición de las importaciones iraníes, los suministros podrían ser comprados en otros lugares, especialmente en Arabia Saudita.

Irán dice estar preparado. El director Internacional de National Iranian Oil Co. (NIOC), SM Qamsari, dijo que Irán tiene alternativas listas frente a las amenazas de la Unión Europea y al aumento de la presión de Washington.

Además, manifestó que tiene la intención de mantener las exportaciones de crudo en unos 2,3 millones de barriles por día (bpd) este año.

"Podríamos muy fácilmente reemplazar a esos clientes", dijo Qamsari, agregando que "una parte, pero no todo, del volumen desplazado puede ir a China, así como a otros países de Asia y África".

Es improbable que Irán almacene crudo en buques petroleros, ya que sólo sería una solución de corto plazo.

En tanto, el funcionario declaró que esperaba que los envíos se mantuvieran este año. "Tenemos una demanda muy alta (...), así que tenemos la misma cantidad (poco más de 2,3 millones de bpd) en nuestros contratos a largo plazo", aclaró Qamsari.

Aproximadamente el 30% de las exportaciones, o poco menos de 700.000 bpd de crudo iraní, van al oeste de Suez, detalló el funcionario.

Más de la mitad de ese volumen se exporta a Europa, mientras que alrededor de 200.000 bpd van a Turquía y el resto se destina a África.