Sabemos que pocas materias son tan nocivas para los edificios como lo es el agua. Los problemas de condensación, la humedad por capilaridad o las filtraciones son algunas de las patologías más habituales en el deterioro de la estructura y la envolvente constructiva de los edificios. En estos casos el refranero popular nos dice que “cuando no puedes con el enemigo únete a él” y esto es precisamente lo que hizo un joven arquitecto húngaro para diseñar un nuevo concepto de vivienda que utiliza las propiedades naturales del agua para mejorar la eficiencia energética.

Para el joven arquitecto Matyas Gutai, quien ha dedicado gran parte de su carrera a trabajar con el agua como material de construcción, el uso inteligente de sus propiedades naturales como regulador térmico podría ser la clave para resolver de forma económica y sostenible uno de los mayores hándicaps de las viviendas actuales, la eficiencia energética.

Para demostrar la funcionalidad del agua como material de construcción para mejorar la eficiencia energética, Gutai ha diseñado un prototipo preliminar de tan solo diez metros cuadrados de superficie donde el agua fluye rodeando toda la casa a través de los paneles de cerramiento, ventanas de vidrio, el forjado de piso y la cubierta de la vivienda. Basándose en los principios del diseño pasivo de la arquitectura bioclimática, Gutai ha desarrollado un nuevo cerramiento constructivo llamado Allwater Panel que, gracias a las propiedades físicas y químicas de este líquido cristalino, permite regular la temperatura interior de la vivienda de forma ecológica y sin gastar dinero en calefacción.

Su funcionamiento es bastante simple y solo requiere mantener el agua en continuo movimiento a través de la cámara interior del cerramiento y de las superficies de doble cristal de las ventanas, para regular térmicamente el ambiente interior de la vivienda en función del diferencial de temperatura con respecto a la cara expuesta al exterior. De hecho, la bomba que impulsa el agua por toda la envolvente térmica de la vivienda se alimenta con parte de la energía captada y almacenada por la placa solar instalada en la cubierta.

Este planteamiento contrasta notablemente con la tendencia actual hacia el uso de los sistemas activos de las denominadas casas inteligentes, basados en los principios de la domótica y la tecnología digital. La vivienda propuesta por Gutai trata de demostrar que mediante procedimientos naturales como el flujo de agua, se puede alcanzar el grado de confort y acondicionamiento ambiental óptimo sin recurrir a sofisticados sistema tecnológicos y con un menor consumo de electricidad.

Otro aspecto interesante de Allwater Panel es que al utilizar un recurso renovable como el agua, que cubre el 71% de nuestro planeta, economiza de forma sustancial los costes de producción en relación a otros sistemas más sofisticados y caros.

Este proyecto en el que Gutai lleva trabajando diez años ha sido reconocido por universidades de Hungría, Japón y de la Unión Europea, poniendo de manifiesto la versatilidad y el gran potencial de estas paredes de agua para el sector de la construcción, en vista a los parámetros que definirán los hogares del futuro.

Evidentemente, no se trata de contraponer la tecnología domótica con uso de los sistemas pasivos de la arquitectura bioclimática. Más bien todo lo contrario, es decir, complementar la tecnología actual con sistemas ecológicamente inteligentes y naturales como Allwater Panel, para abaratar los costes de mejora de la eficiencia energética en las viviendas del futuro.