La ayuda material que más emocionó a los japoneses en la reconstrucción del país, un año después del tsunami, es la donación de la soja paraguaya con la cual se prepararon 1.000.000 de porciones de tofu (cuajada) para los afectados.

La recuperación y la reconstrucción del Japón tras el desastre natural que sacudió al país y conmovió al mundo el 11 de marzo de 2011 “avanza a paso firme”, y al tratarse de una “reconstrucción abierta” se acelera aún más.

Así  manifestaron este jueves a un grupo de periodistas el consejero de la embajada del Japón en Paraguay, Satoshi Hishiyama, junto a la agregada cultural y encargada de asuntos políticos, Sonoko Abe.

Al mismo tiempo agradecieron el apoyo recibido de 160 países, entre ellos Paraguay, y unas 40 organizaciones internacionales que siguen trabajando.

Satoshi Hishiyama leyó el párrafo de una publicación realizada en Japón en la que se daba cuenta de que los afectados recibieron diversos alimentos no perecederos de distintos países. Sin embargo, la más emotiva donación para los nipones fue el reparto de un millón de porciones de tofu (cada paquetito tiene entre 300 a 500 gramos) elaborado a partir de las 100 toneladas de soja paraguaya donadas por la Cooperativa Yguazú, integrada por inmigrantes y descendientes de japoneses.

La distribución en las zonas afectadas terminó el pasado 22 de febrero y el proyecto contó con un aporte de US$100.000 del gobierno paraguayo para la elaboración del tradicional alimento de los japoneses.

“El tofu es una comida fundamental, muy importante y para los damnificados por la catástrofe fue un regalo esencial”, precisó Satoshi.

Asimismo aclaró que la conmemoración del primer aniversario del tsunami más que nada buscó mostrar al mundo la realidad japonesa, un año después de la catástrofe natural, enfatizando cómo avanzan los trabajos de reconstrucción y sobre todo agradecer las muestras de solidaridad recibidas de la comunidad internacional.

Energías alternativas. Satoshi también habló de las lecciones aprendidas por el gobierno del Japón luego de la catástrofe, especialmente en lo que se refiere a la política energética.

El país está dejando de lado la energía nuclear y tiende hacia las alternativas como la eólica, la solar y la térmica, especialmente.

Claves. Cinco puntos son claves en el mensaje del gobierno del Japón, un año después:

1. La reconstrucción abierta que busca reactivar la economía japonesa.

2. La contribución de la comunidad internacional.

3. Las medidas contra los rumores, pues salvo en algunas áreas restringidas, la gente ya volvió a sus hogares.

4. Política energética basada en fuentes renovables.

5. El accidente de la central nuclear de Fukushima hizo que de 54 centrales nucleares actualmente solamente estén 2 en funcionamiento. Tan solo el 30% de la energía empleada sigue siendo nuclear.