Aun cuando los trabajadores de Coca-Cola Femsa persisten en las acciones de protesta que mantienen semiparalizadas dos de las cuatro plantas que tiene la empresa en el país, la dirigencia sindical decidió reanudar el embotellado de agua potable para evitar la escasez del producto.

"Las líneas de embotellado de agua en la planta de Valencia (Carabobo) reanudó actividades, pero las demás permanecen paralizadas", señaló una fuente de los trabajadores que prefirió no ser identificada, quien además señaló que las conversaciones con la empresa permanecen estancadas. "Todo está como el pasado viernes, cuando se inició la huelga", dijo.

La protesta en la planta carabobeña, la más importante de la corporación en el país, afecta 52% de la producción total de Coca-Cola Femsa Venezuela. Aunque se reanudó el envasado de agua, sigue paralizada la manufactura de al menos 10 marcas propias.

Pese a que los voceros de la empresa no estuvieron disponibles para ofrecer declaraciones, se supo que la reunión pautada para ayer martes en la sede de la Brigada 41 del Ejército, ubicada en Valencia, no se llevó a cabo. Fue suspendida para hoy miércoles.

Las acciones de los trabajadores buscan presionar la firma de la contratación colectiva, estancada por desacuerdos, principalmente en el incremento de salario solicitado por los trabajadores (150%) y el máximo aumento ofrecido por la empresa (30%).

Las protestas en las planta de Zulia y Carabobo han afectado el abastecimiento de los productos de la marca que, según el director Legal y de Asuntos Públicos de Coca-Cola Femsa, Rodrigo Anzola, comienzan a escasear. "La situación empeorará en los próximos días si persiste la protesta", acotó el vocero recientemente.