La construcción de tres corredores para enlazar los Océanos Pacífico y Atlántico forma parte del plan de 31 obras de infraestructura que impulsará la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur). El proyecto prevé unir los dos océanos mediante carreteras, ferrovías y/o hidrovías.

Así lo precisaron representantes de la Unasur durante un encuentro celebrado este martes con empresarios brasileños en la sede de la Federación de las Industrias del Estado de Sao Paulo (Fiesp), informó la agencia de noticias Prensa Latina (PL).

Además de esos tres corredores, la Agenda Prioritaria de Infraestructura prevé construir 1.500 kilómetros de gasoductos, 360 kilómetros de líneas de transmisión, 3.400 kilómetros de hidrovías, 5.100 de carreteras y 9.700 de ferrovías, entre otras obras proyectadas hasta 2022.

Al presentar el proyecto, la secretaria general de la Unasur, la colombiana María Emma Mejía, sostuvo que la mayor contribución generada por esas obras será el incremento de la integración entre los pueblos de América del Sur. También destacó que facilitará la movilidad y el intercambio comercial entre las naciones de la región.

Mejía adelantó que la entidad regional creó un grupo de trabajo para estudiar formas viables de costear las obras. Explicó, también, que tanto bancos multilaterales como modos de financiamiento de gobiernos y empresas privadas serán fuentes a ser consultadas, según indica un reporte de la Agencia Brasil.

La Agenda Prioritaria de Infraestructura de la Unasur prevé 31 proyectos con un costo estimado de US$21 mil millones.

El presidente protempore del Consejo de Infraestructura del bloque regional, el paraguayo Cecilio Pérez Bordón, señaló que los gobiernos deben estar abiertos al diálogo con sus empresarios y agregó que "consorcios entre gobiernos y empresas serán fundamentales para ejecutar esos 31 proyectos".

Sudamérica tiene 400 millones de habitantes y una renta per cápita media superior a los US$10 mil. Sin embargo, la inversión en infraestructura no acompañó su crecimiento. En el período comprendido entre 1980 y 1985, las inversiones en esta área representaban el 4% del Producto Interno Bruto (PIB), valor que se redujo al 2,3 % entre el 2007 y 2008.