Estambul. El grupo de productos de consumo Unilever espera que tres cuartos de sus ventas se originen en mercados emergentes en el 2020, por las fuertes inversiones en esos países de alto crecimiento y por la débil expansión en otras áreas.

"Europa y Estados Unidos serán, durante los próximos 10 años, territorios de bajo crecimiento, temo. Así que pronto un 75% de nuestras ventas estarán en mercados emergentes", dijo en una entrevista el presidente ejecutivo de la compañía, Paul Polman.

El fabricante de las marcas Knorr, Hellmann's, Dove y Sunsilk ya origina la mayor parte de sus ventas, un 55%, en mercados emergentes, una proporción mayor que la de sus rivales Procter & Gamble y Nestle.

El crecimiento del grupo anglo-holandés ha estado impulsado por su presencia en Asia, Africa y América Latina, y tiene en China, India, Turquía y Brasil algunos de sus mercados de más rápida expansión.

"Así que bajo cualquier parámetro somos una empresa de los mercados emergentes. Estamos creciendo un 10% o más consistentemente en los mercados emergentes y eso es muy saludable. Podemos crecer así en general a tasas del 4 al 6%, que es un crecimiento saludable", dijo Polman a Reuters en Estambul.

Unilever elevó sus precios fuertemente en el segundo trimestre para compensar un alza de los valores de las materias primas, lo que le ayudó a superar las previsiones con un crecimiento de las ventas estructurales de un 7,1%.

Polman dijo que el grupo será capaz de reportar un crecimiento de las ventas estructurales del 4 al 6% anual en el futuro.