El gigante de artículos de consumo Unilever anunció este viernes que establecerá una base de producción ecológica en Meishan, provincia suroccidental china de Sichuan, a fin de reforzar su presencia en la segunda mayor economía del mundo.

Según el acuerdo, la base cubrirá un área de unas 27 hectáreas y Unilever invertirá cerca de 300 millones de yuanes (US$47,38 millones) en la primera etapa de producción de detergente, que llegará a una capacidad de producción anual de 200.000 toneladas.

En la ceremonia de la firma del acuerdo en Beijing, el ejecutivo en jefe de Unilever, Paul Polman, expresó que la empresa mantiene el optimismo en cuanto a las perspectivas del mercado chino y ve un gran potencial de inversión.

Incluso aunque la economía china creciera menos de 7% este año debido a la actual ralentización económica, se duplicará cada diez años, algo que raramente se ve en otro rincón del mundo, señaló.

Se prevé que la base contrate a más de 500 trabajadores de las comunidades locales durante la primera etapa del proyecto y cree más oportunidades laborales en el futuro, cuando todos los productos, desde pasta dentífrica hasta champú, hayan empezado a fabricarse allí.

Actualmente, Unilever cuenta con dos bases de producción en China: una en Hefei, provincia oriental de Anhui, y otra en la municipalidad septentrional de Tianjin