Bruselas. El Parlamento Europeo alcanzó un acuerdo sobre lo que funcionarios describieron como las normas más estrictas del mundo sobre las bonificaciones de los banqueros, que limitan las concesiones de efectivo en la Unión Europea a tiempo para la temporada de pagos del 2010.

La nueva ley limitará el pago anticipado de efectivo al 30% de la bonificación total de un banquero y al 20%, cuando se trate de beneficios sumamente altos.

Entre 40% y 60% de los pagos deberán ser diferidos al menos durante tres años y pueden ser retirados en caso de que las inversiones de quien los recibe tengan un mal desempeño.

La ley tiene el apoyo de los gobiernos europeos, incluyendo el del Reino Unido, que alberga el mayor sector financiero en Europa.

Como resultado de ello, estará vigente en todos los bancos con operaciones en la Unión Europea antes de la temporada de bonificaciones de este año.