United Parcel Service Inc está reforzando los servicios para aumentar los envíos entre empresas, como parte de una iniciativa de US$20.000 millones para automatizar su red y contrarrestar los menos rentables despachos a hogares de Amazon.com y de otras minoristas online.

La adopción de envíos a hogares por parte de la empresa de despachos de encomiendas más grande del mundo ha reducido sus márgenes mientras compite con FedEx Corp, que realiza menos de esas costosas entregas.

Las acciones de UPS caían un 1,7%, a US$121,21, después de que ejecutivos aumentaron este jueves sus metas de ganancias, pero no llegaron a decir que aceptarían menos despachos a hogares.

UPS aún es más rentable que FedEx, pero "FedEx podría ser mejor para decir 'no' a volúmenes de baja ganancia", comentó el analista Keith Schoonmaker, de Morningstar.

UPS dijo que su plan de reestructuración sumará entre US$1 y US$1,20 a sus ganancias ajustadas por acción al 2022. Eso incluirá hasta US$1.000 millones en ahorros en instalaciones de clasificación más eficientes.

UPS, con sede en Atlanta y que está iniciando su mayor gasto de capital desde la década de 1980, está reequilibrando su mezcla de clientes y volumen de encomiendas como parte de su plan para incrementar las ganancias y mejorar la eficiencia, dijo el jueves el presidente ejecutivo David Abney en una conferencia de inversores en Nueva York.

Cerca de la mitad de las instalaciones de empaquetamiento de encomiendas de UPS están automatizadas y la empresa ha destinado la mayor parte de sus gastos en su proyecto de inversión de capital a tres años a llevar a la firma en línea con FedEx, que está realizando una inversión de más o menos US$10.000 millones en su red mayormente automatizada.

UPS dijo que su plan de reestructuración sumará entre US$1 y US$1,20 a sus ganancias ajustadas por acción al 2022. Eso incluirá hasta US$1.000 millones en ahorros en instalaciones de clasificación más eficientes, además de un programa de jubilación voluntaria.

Los márgenes en la unidad doméstica de UPS, que contribuye más de la mitad de las utilidades de la compañía, bajaron a 12,1% en 2017 desde 13,8% en 2012, debido a que las entregas residenciales desplazaron a los despachos a empresas, que son más rentables, y que ahora responden por cerca de la mitad del volumen total.