Un funcionario de Alcohol y Portland (Ancap), que se desempeña a la vez como delegado del Tribunal de Cuentas de la República (TCR), entregó el martes al Juzgado de 2º Turno del Crimen Organizado un escrito que amplía la denuncia por la maniobra con cheques sin fondo de la ex aerolínea Pluna aceptados por Ancap como pago de combustible.

Jorge Pérez, contador de profesión y separado de su cargo por una situación que se relaciona en parte con lo que ahora denuncia, pidió a la Justicia incluir en la investigación a varios jerarcas de la petrolera estatal, como la gerente de la dirección Económica Financiera, el gerente de Pórtland y el de Planificación y Logística, entre otros, así como a la mayoría del directorio del ente, que preside Raúl Sendic.

El denunciante señala que mientras desempeñó su cargo de contralor de compras denunció irregularidades en la presentación de las boletas. Asegura que las autorizaciones de las boletas enviadas por proveedores a la división Portland se realizaban “a ciegas” y “sin ver las facturas”.

Según la denuncia, las boletas llegaban al control de Pérez vía correo electrónico, pero con notorias fallas de lectura. En algunos casos el monto era ilegible y en otras el número de boleta u otros detalles que el profesional debe controlar para luego autorizar.

Ello comenzó a ocurrir en julio de 2011, cuando el contador inició tareas en la oficina, pero según él pudo constatar, sucedía desde hace mucho tiempo atrás. Según consta en la denuncia la gerente de Económica Financiera debería haber sido sumariada e investigada en marzo de 2012, cuando él denuncio las presuntas irregularidades con boletas y, con ello, se podría haber evitado la maniobra que se investiga con los cheques, dice el denunciante.

La gerente es investigada también por la recepción de cheques a 180 días de Pluna por el pago de combustible, cuando en realidad el plazo máximo es de 30 días, nunca contestó.

“Como consecuencia de las irregularidades denunciadas por el aquí compareciente, (la gerente) debería haber sido investigada y sumariada en marzo de 2012, lo que no ocurrió, por “omisión y/o comisión” de los citados gerentes y luego por el Lic. Sendic y la mayoría del directorio”, revela el escrito presentado en crimen organizado.

La gerente en cuestión comenzó a ser investigada en mayo de 2012, cuando se constató la maniobra con los cheques de Pluna.

“Si los citados jerarcas hubieran investigado los hechos denunciados por nuestra parte (y tomado medidas cautelares necesarias) en el mes de marzo, es razonable suponer que el daño millonario provocado a Ancap por el caso Pluna, no hubiera adquirido la dimensión que tuvo, por cuanto la recepción de los cheques recibidos en forma irregular, continuó realizándose hasta el mes de mayo de 2012”, concluye Pérez en su denuncia.