Montevideo. El astorismo se anotó otro punto en la discusión interna sobre cambios a la política económica, en este caso referidos a la forma como el gobierno incentiva la inversión privada a través de exoneraciones impositivas.

Tras más de cuatro meses trancado en las oficinas de la Presidencia, finalmente José Mujica firmó el decreto que modifica la promoción de inversiones con los cambios que propuso el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) en el marco de un acuerdo con las carteras de Industria, Trabajo, Turismo y Ganadería.

Según supo El Observador, desde fines de diciembre el decreto ya circula por los despachos de los ministros para su firma.

Atrás quedaron las variantes que proponía el Movimiento de Participación Popular (MPP) y el Partido Comunista del Uruguay (PCU).

Estos sectores pretendían modificar la ley de inversiones para focalizar las exoneraciones impositivas en un conjunto previamente identificado de industrias. Estas se definirían de acuerdo a la necesidad que tenga el país de producir determinados bienes o potenciar algún rubro de producción por sobre otro.

De esta forma, además, el MPP y el PCU buscaban disminuir la renuncia fiscal global para utilizar lo ahorrado en nuevas herramientas que mejoren la redistribución del ingreso.

Según los comunistas, la renuncia fiscal anual por concepto de promoción de inversiones supera los US$ 350 millones.

En ese debate estuvo el gobierno durante meses luego que el año pasado el Ministerio de Economía redactara el decreto con las modificaciones que entendía convenientes a la reglamentación de ley de inversiones.

Básicamente, los cambios pasan por favorecer las inversiones que generen calidad de empleo y no tanto cantidad. Esto implica privilegiar las inversiones que tengan una mayor masa salarial en el conjunto de los trabajadores.

Con un nivel de desempleo históricamente bajo, al gobierno le interesa ahora promover inversiones que paguen más a sus empleados. La reglamentación vigente de la ley de inversiones otorga más puntos a los proyectos que contratan a más cantidad de trabajadores.

Otro cambio propuesto por Economía y aceptado por el presidente Mujica es el de favorecer también a los emprendimientos que se instalan en la periferia de Montevideo. Hoy puntean más para la obtención de beneficios impositivos los proyectos que se radican en el interior del país. 

Con esto se buscó descentralizar y llevar grandes proyectos de inversión a zonas del país deprimidas.También se promoverán proyectos de inversión que utilicen sistemas de producción “limpia”, amigable con el ambiente.

El MPP y el Partido Comunista, respaldados por la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP), proponían una política de promoción de inversiones aun más selectiva, en la que se eligieran tres o cuatro rubros de producción y, dentro de ellos, algún producto específico para exonerar de impuestos.

“De eso estamos hablando nosotros, de direccionar un poco más, no solo en algo general como un sector, sino también a veces con productos específicos”, dijo el senador del MPP Héctor Tajam a mediados de diciembre, cuando El Observador informó sobre el debate en el que estaba inmerso el gobierno.

El decreto que se dará a conocer en los próximos días, con cambios en la valoración de los proyectos de inversión a promover por el Estado, fue elaborado por el Ministerio de Economía en coordinación con el de Industria, el de Ganadería y el de Turismo. Algunas secretarías de Estado firmaron el decreto a fines de diciembre.