Montevideo. La sueco-finlandesa Stora Enso y la chilena Arauco confirmaron este martes que invertirán US$1.900 millones para la instalación de una planta de producción de celulosa en Uruguay, la que se prevé esté operativa en 2013.

El proyecto se levantará en el departamento de Colonia, en el sudoeste uruguayo, y será la inversión privada más grande en la historia del pequeño país sudamericano.

"El negocio de la celulosa en América Latina es excelente en este momento. Pero la gran incógnita es cómo muchos otros proyectos se harán realidad. Ese es un riesgo, porque la demanda de China no será eterna". Katja Keitaanniemi, analista.

"La inversión total estimada alcanza los US$1.900 millones, las empresas Stora Enso y Arauco son accionistas de este 'joint venture' en una relación 50 y 50 (por ciento)", dijo el grupo Montes del Plata, que formaron las compañías, en un comunicado.

"El proyecto incluye una moderna planta de celulosa, un puerto y una unidad generadora de energía en base a recursos renovables (...) La empresa prevé que la nueva planta esté operativa en el primer trimestre de 2013", agregó.

Stora Enso y Arauco -una filial del grupo chileno Empresas Copec- dijeron a inicio de enero de este año que habían logrado el permiso ambiental para la planta de celulosa con una capacidad de 1,3 millones de toneladas al año.

Visto bueno de Argentina. El emprendimiento cuenta con un tácito visto bueno de Argentina, que había llevado a Uruguay ante la Corte Internacional de La Haya por habilitar la instalación de una planta de celulosa de la finlandesa Botnia sobre un río limítrofe sin haberle consultado previamente.

La presentación a la corte fue parte de un agudo conflicto bilateral.

Manifestantes argentinos mantuvieron por años un bloqueo a puente entre Argentina y Uruguay para protestar contra la planta de celulosa, a la que acusaban de contaminar el río.

Posicionamiento. Tras el anuncio de la inversión, las acciones de Copec saltaron un 2% en los primeros negocios de la Bolsa de Santiago.

Para la analista Katja Keitaanniemi, de Swedbank en Helsinki, el tiempo del anuncio fue adecuado para la empresa, ya que la posiciona al frente de otros competidores con planes similares en la región.

"La ubicación es muy lógica para Stora Enso, y el tiempo del anuncio es bueno. Hay otros proyectos de pulpa de celulosa de compañías previstos en América Latina, así que esto los pondría al frente de los otros", dijo Keitaanniemi.

"El negocio de la celulosa en América Latina es excelente en este momento. Pero la gran incógnita es cómo muchos otros proyectos se harán realidad. Ese es un riesgo, porque la demanda de China no será eterna", agregó.

Adquisición. En el 2009, Stora Enso -principal procesador de papel de Europa- adquirió junto con Arauco -una de la de las mayores empresas forestales de América Latina- parte de las operaciones que la española Ence tenía en Uruguay.

Entre las adquisiciones se encontraba el proyecto para la construcción de una fábrica en la localidad de Conchillas, en Colonia.

Ence había suspendido su proyecto de Conchillas luego de trasladarlo desde su ubicación inicial, cerca de otra planta de la finlandesa Botnia sobre un río limítrofe con Argentina tras haberse desatado el conflicto por los proyectos.

Según autoridades de Montes del Plata los trabajos en el terreno donde se localizará la planta iniciarían entre mayo y junio del 2010. Durante la fase de construcción se empleará un promedio de 3.200 personas, alcanzando un máximo de 6000 trabajadores.

La agencia de calificaciones Standard & Poor's dijo este martes 18 de enero que mantuvo sin cambios la calificación de Stora Enso, tras conocerse el anuncio de la inversión.