Montevideo. El gobierno uruguayo sigue abocado en su tarea de dar un mayor impulso al desarrollo de la infraestructura del país. Así lo reiteró el subsecretario de Economía, Pedro Buonomo, quien hizo hincapié en la necesidad de aumentar “sustancialmente” la inversión en el sector, que ha sido “históricamente pobre”.

El equipo económico de la administración de José Mujica, presentó los lineamientos generales que determinarán las asignaciones presupuestales para el período.

Para canalizar la inversión en proyectos de infraestructura, el gobierno trabaja en el diseño de la ley de asociación público-privada, que definirá un contexto que aportará seguridad jurídica reduciendo los riesgos, al tiempo que se incorporarán experiencias de mejores prácticas en procesos de asociación para competir con otros países por la inversión extranjera que se radica en la región.

Buonomo destacó que se fijará una normativa marco para negociar con los grandes proyectos de inversión, en la que se exigirán contrapartes ya sea en el desarrollo de infraestructura, empleo o impacto social.

Y agregó que se modificará la reglamentación de la ley de promoción de inversiones para aportar mayor puntuación para el acceso de beneficios fiscales a los proyectos que incluyan una mayor masa salarial, en lugar de aquellos que generan más empleo.

Además, según adelantó el funcionario a Últimas Noticias, el gobierno trabaja en la estructuración de un fondo de inversión especializado en infraestructura. El mecanismo busca facilitar el acceso a instrumentos de financiamientos alternativos, con una deuda subordinada y mejores créditos, para incentivar los proyectos de inversión en el área.

El Minesterio de Economía y Finanzas (MEF) y la Corporación Nacional para el Desarrollo (CND) están trabajando en el análisis de distintos modelos que de fondos que han aplicado otros países, entre ellos, Buonomo destacó el Fondo Nacional de Infraestructura (Fonadin) mexicano, que es apoyado por una iniciativa del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

La idea es analizarlos para tomar algunos aspectos, y consolidar el modelo uruguayo. En el caso mexicano el Fondo Multilateral de Inversiones (Fomin) del BID, para lograr incentivar los proyectos de infraestructura que requiere el país, ofrece productos financieros con créditos más atractivos y menores riesgos.