Con el “viento de cola” tras cerrar un muy buen 2012 y lejos de proyectar una merma de su negocio, producto de la desaceleración que viene mostrando la economía local, los bancos privados apuestan a seguir expandiendo su negocio este año.

De acuerdo a un sondeo que realizó El Observador con ejecutivos de instituciones financieras privadas, la demanda por préstamos al consumo, hipotecarios, compra de vehículos 0 kilómetros y corporativos mantendrá su dinamismo en 2013 porque aún hay “espacio” y “demanda” para explotar estos segmentos.

El año pasado, el conjunto de los bancos privados cerró con una ganancia de US$110 millones, dejando atrás las pérdidas por US$25 millones que sufrieron en 2011. Gran parte de sus utilidades estuvo explicada por la expansión que registró el crédito que en el caso de los bancos privados creció 18% en 2012 frente a 2011 alcanzando un monto total de US$7.022 millones. En tanto, para este año hay instituciones privadas que proyectan una expansión de su cartera de crédito de hasta 20%. Asimismo, el conjunto del sistema bancario (incluyendo los bancos públicos) sumó casi 179.000 nuevos depositantes en 2012.

El gerente general del Nuevo Banco Comercial, Horacio Correge, comentó a El Observador que su institución prevé que la “dinámica de crédito” continúe activa durante 2013, pese a que la economía uruguaya crecerá por debajo del año pasado.
“El mercado sigue muy líquido. Por eso creemos que va a existir demanda por préstamos en todos los sectores y por distintos factores. Estamos proyectando una expansión de los préstamos en 20%”, estimó Correge.

En la misma línea, el director de banca comercial Retail del Santander, Gustavo Trelles, y el director de banca personas y empresas de Itaú, Carlos Ham, coinciden en que la demanda por préstamos crecerá en línea con el cierre del año pasado, esto es en el entorno del 15%.

Por su parte, y la directora comercial del BBVA, Rosario Corral, indicó que las proyecciones de su banco muestran que habrá un incremento de la demanda de préstamos tanto de las familias como para empresas.

Segmentos. Los créditos al consumo no sólo son la vedette de las financieras, los bancos privados prestan cada vez más atención a un segmento que crece a tasas muy superiores al promedio general, pese a que involucra un riesgo mayor. Algunos ejecutivos banqueros aseguran que los niveles de actividad se mantendrán en 2013 respecto al año pasado, mientras que otros prevén un crecimiento menor.

“El mercado (de crédito al consumo) ha demostrado que frente a buenas e innovadoras ofertas, el mismo se dinamiza. Por lo tanto, entendemos que se mantendrán los niveles de otorgamiento de crédito al consumo como en los años anteriores”, aseguró Trelles del Santander.

Asimismo, Ham coincide en que este segmento del crédito seguirá con una buena demanda este año. “Cuando comparamos ratios de endeudamiento con otros países, vemos que todavía hay espacio para crecer”, explicó el director del Itaú. Un poco más cauto fue Correge, quien prevé que alza de los préstamos al consumo quizás “no sea tan elevada” como la que se registró en 2012.

Por su parte, para Corral del BBVA, dentro del segmento de crédito a la familia, las tarjetas de créditos “continuarán liderando” el dinamismo de financiamiento de este sector en función del incremento de la oferta que está ofreciendo hoy el mercado financiero.

Por otro lado, los bancos privados visualizan como un nicho a explotar el crédito inmobiliario. El gerente general del Nuevo Banco Comercial dijo que en el caso de la vivienda es un mercado “muy poco penetrado” que tiene una demanda insatisfecha.

“En la medida en que los bancos lleguemos con productos que sean atractivos va darse una demanda importante”, estimó.

Algo similar debería acontecer con el financiamiento para la adquisición de autos 0 kilómetros. Los bancos entienden que aún es baja la penetración de financiamiento sobre el total de vehículos comercializado cada año, por tanto, apuntan a elevar su negocio en este segmento crediticio. Al tiempo que en el agro, nada hace presumir que caerá la demanda crediticia.

Pymes y grandes. Para Carlos Ham del Itaú, en el segmento ABC1 (medio alto y alto) y la pymes habrá una “fuerte competencia” dentro del sistema bancario este año. Precisamente, según explicó Correge, esto obedece al buen desempeño que vienen mostrando las pequeñas y medianas empresas. Por eso se prevé que la demanda de préstamos continúe mostrando una tendencia “ascendente”, indicó.

Por su parte, Trelles del Santander añadió que puntualmente pueden existir demandas de créditos “específicos” vinculados al área energética o la compraventa de empresas que pueden significar un “diferencial” para los bancos. Precisamente, Corral (BBVA) advirtió que de concretarse y “acelerarse” los procesos de financiamientos para los proyectos de participación público-privada (PPP) en 2013, los mismos “redinamizarían” el créditos a empresas, ya que estas iniciativas involucran a un amplio espectro de compañías.