Montevideo. El Instituto Nacional de Investigaciones Agropecuarias (Inia) y el Instituto Clemente Estable se encuentran entre los 14 grupos argentinos, brasileños, paraguayos y uruguayos (públicos y privados) que acaban de patentar un robot que busca las plantas de soja más aptas para resistir la sequía.

El trabajo, que se enmarca en un proyecto de biotecnología del Mercosur y la Unión Europea, apunta a la caracterización de fenotipos y la búsqueda de genes más tolerantes a la sequía y más eficientes en el uso del agua, de modo tal que permita cultivar soja en ambientes de menor pluviometría y que incluso hoy son improductivos.

La plataforma automática mide y analiza diferentes genotipos: conjunto de plantas con la misma constitución genética. El proyecto denominado BiotecSojaSur construyó el robot para la evaluación masiva de genotipos de soja, respecto de su capacidad de tolerar el déficit hídrico o sequía.

Cada día, el robot recorre simultáneamente 120 macetas con plantas de soja, determina su consumo hídrico para regarlas con la cantidad precisa de agua y les toma fotografías estereoscópicas para documentar el crecimiento.

El grupo de trabajo también ha identificado en soja nuevos genes que confieren resistencia a la enfermedad de la roya asiática, genes que ahora están en manos de semilleros públicos y privados, lo cual va a permitir reducir la cantidad de agroquímicos. La plataforma automática funciona en la Unidad Integrada Balcarce, formada por la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Mar del Plata y el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA).