La empresa española Cosmo finalmente no comprará los siete aviones que pertenecían a Pluna, por los que había ofertados US$137 millones en la subasta realizada el primero de octubre y señado US$13,7millones. Vuelve a complicarse un panorama que ya era intrincado. Aquí algunas claves para entender la evolución del caso Pluna.

- ¿Por qué Cosmo se bajó de la negociación?

- Según la versión de dos socios de Cosmo, ellos desconocían la compra de los aviones por US$137 millones que realizó el"caballero de la derecha”, Hernán Antonio Calvo Sánchez, en la subasta del primero de octubre. Los empresarios dijeron que no tienen“capacidad” para llevar adelante esta oferta", ya que la empresa tiene un capital que asciende a 7,6 millones de euros. Fuentes de la empresa argumentaron a Búsqueda que no podrán conseguir la financiación para hacer frente a sus obligaciones, como habían planeado, por la“repercusión mediática” que tuvo todo el negocio.

Lo que no se entiende es cómo estos dos socios de Cosmo desconocían la compra de los aviones cuando la propia empresa emitió un comunicado el día dos de octubre (un día después de la subasta) en donde la empresa española informó que los siete aviones de la quebrada compañíauruguaya Pluna serían usados para "ampliar su negocio de vuelos chárter en Europa Central y Europa del Este".

Este comunicado fue difundido por medios uruguayos, pero también por agencias internacionales de noticias que lo publicaron enEspaña.

- ¿Cómo es posible que dos socios de Cosmo no estuvieran al tanto de la compra?

- Los socios están peleados y enjuiciados entre sí; Cosmo es propiedad en partes iguales de Miguel Valentín Martín Lucas y Joaquín Álvarez Hernández (administrador de Cosmo que fue denunciado ante la justicia penal de España el 31 de julio). Por otra parte, Miguel Castro Marínes socio minoritario de Cosmo, con el 0,012% de las acciones.

Martín Lucas y Castro Marín no mantienen buena relación con los hermanos Joaquín y Antonio Álvarez Hernández y son representados por el abogado Alberto Vidal Castañón. Vidal dijo que Castro se enteró de que su empresa había comprado los aviones de Pluna por correo electrónico.

“No lo podía creer. Así se enteraron mis clientes del negocio”, expresó según publica este jueves el diario El País.

- ¿Cómo llegó el denominado "caballero de la derecha" a la subasta de los aviones?

- Es una interrogante. Desde España los socios Martín Lucas y Castro Marín indicaron que no lo conocen y agregaron que no tiene “capacidad”para llevar adelante la oferta.

En su calidad de administrador de Cosmo, Antonio Álvarez Hernández puede tomar todo tipo de decisiones sin requerir del consentimiento del resto de los accionistas, por lo que se puede suponer que fue élquien envió a Hernán Antonio Calvo Sánchez (el "caballero de la derecha") a la subasta.

Además el abogado que representa a dos de los socios de Cosmo en España, indicó que Calvo Sánchez no podría ser el vicepresidente de Cosmo porque la compañía no tiene consejo de administración.

“Lo conocieron por la prensa, no sabemos si el administrador general (Antonio Álvarez Hernández) le dio un poder”, dijo.

- ¿Qué va a pasar ahora con los aviones?

- Ante el incumplimiento de la empresa española Cosmo, que según trascendió no tiene respaldo financiero para responder al compromiso asumido en la subasta, el gobierno ya maneja distintas alternativas para revivir Pluna.

- ¿Cuáles son las alternativas que se manejan desde el gobierno ahora?

- El grupo Molinari, integrado por inversores argentinos y uruguayos pretende comprarle el boleto de reserva a Cosmo para formar una aerolínea de bandera y explotar las frecuencias en la región.

Otro grupo empresarial que mostró interés fue Mondragón de España, según el gobierno. En tanto, los ex trabajadores de Pluna llevaron este miércoles a legisladores del Partido Nacional su plan de negocios, basado en inversores nacionales, para operar una nueva aerolínea de bandera.

Antes el sindicato había acercado a la aerolínea AirNostrum de España, parte del grupo Iberia. Según informó Búsqueda, también habría un grupo vasco interesado en adquirir el boleto de reserva que Cosmo pagó por los  aviones.

- ¿Qué señales previas indicaban el retiro de Cosmo?

- El último hecho que encendió la luz de alerta fue que la empresa no pagó la comisión de US$800 mil a los rematadores. Otra señal fue que Cosmo cuenta con un capital que asciende a 7,6 millones de euros realizara un negocio por US$137 millones.

Antes todavía, el descubrimiento hecho por el programa En Perspectivade que Antonio Sánchez (tal como se presentó en la subasta el“caballero de la derecha”) era en realidad Hernán Antonio CalvoSánchez, también sembró dudas.