A dos velocidades. Mientras el mercado de autos cero kilómetro pasa por su mejor momento, la venta de vehículos usados muestra su cara opuesta.

El desajuste entre el precio que los propietarios exigen para vender su coche y el que los compradores aceptan pagar por un vehículo usado limita el negocio de las concesionarias.

El año pasado, la comercialización de automotores nuevos alcanzó el máximo registro histórico, con 51.443 operaciones  -sin contabilizar las de camiones y ómnibus- y de esa manera se superó el récord de 2010, cuando se vendieron 42.672 vehículos, según datos de la Asociación de Concesionarios de Marcas de Automotores (Ascoma).

Por su lado, en el mercado de coches usados, que guarda una relación estrecha con el comportamiento que se observa en el de autos cero kilómetro, la demanda creció más despacio, estimaron  las automotoras, ya que el sector no lleva adelante un registro sistemático de las operaciones comerciales.

"La tendencia es al cero kilómetro. Los usados también acompañan pero no en los niveles que se registraron en otros momentos", señaló el vendedor de la concesionaria Concorde, Hugo Freire, firma que se especializa en la comercialización de Volkswagen y Citroën.

En tanto, agregó que la oferta de vehículos usados se trata básicamente de los fabricados entre 1998 y 2005. "Los de 2006, 2008 o más nuevos escasean", afirmó.

El asesor de la firma Renato Conti Automóviles, Miguel Donegana, indicó que al tiempo que "explotó la venta de cero kilómetro, existen problemas en la entrega de usados".

La fuerte demanda del público hizo que los automóviles usados se colocaran a precios altos, pero "ya no", sostuvo.

Chinos. La irrupción de autos nuevos baratos, en particular de aquellos de procedencia china, achicó las diferencias de precios entre los modelos cero kilómetro y los usados, e incluso los igualó en algunos casos.

De esa forma, las preferencias del público se volcaron en mayor medida a los autos nuevos. Sin embargo, los precios de los usados no se ajustaron al nuevo escenario porque "los propietarios no quieren vender más bajo, lo que hace difícil hacerse de stock", aseguró Donegana.

Para el propietario de una concesionaria de vehículos chinos JMC, Change y Hafei, Juan Carlos Crespi, "la demanda de usados se enlenteció".

El fuerte dinamismo que verificó el mercado "sobrevaluó los precios de los usados, pero la tendencia empieza a bajar", explicó el empresario.

"La mayoría de los usados tiene unos 200 mil kilómetros, pero por la misma plata se puede comprar un auto chino", dijo Crespi.

El jefe de ventas de la automotora Barriola, Gustavo Casaretto, manifestó que "los autos nuevos están con precios más accesibles, mientras que los usados no acompañan con la misma fluidez, en particular en caso de los vehículos más caros".

A modo de ejemplo, el ejecutivo señaló que "por una camioneta doble cabina usada (de las marcas tradicionales) se está pidiendo lo mismo que por una cero kilómetro de origen chino".

Por su lado, el vendedor de la firma Camur -que comercializa unidades de fabricación asiática-, Gustavo Voituret, indicó que los vehículos chinos exhiben una fuerte demanda en el mercado y que su precio de reventa no mantiene la tendencia que muestran los coches de otros orígenes.

Voituret coincidió en la falta de stock en el mercado de autos usados y aseguró que los revendedores muestran fuerte avidez por comprar más unidades.

Comisiones. El negocio de los autos usados si bien se enlenteció, aún exhibe altos márgenes de contribución en comparación a la venta de cero kilómetros.

El vendedor de la concesionaria Agraciada, José Costas, indicó que la comisiones que paga la comercialización de coches nuevos es significativamente más baja que los usados, "a excepción del caso de los chinos", sostuvo.

La venta de vehículos recién salidos de fábrica "es negocio" si al cliente se le toma el coche como parte de pago, explicó. De esa forma, se puede conseguir stock de usado, "sino es muy difícil encontar", agregó Costas.

Con respecto acerca del impacto de la modificación del Impuesto Específico Interno (Imesi) en la comercialización de autos usados, los operadores señalaron que ese mercado no se vio afectado por el cambio tributario que sí afectó a los nuevos. Mientras los de alta cilindrada, a los que se les subió la carga, cayeron las ventas, el resto de los segmentos aumentaron.