Las bajas temperaturas que comenzaron a registrarse en Uruguay hicieron elevar el consumo de energía eléctrica al punto que este lunes fue el registro más alto en lo que va del año, con 1.694 megavatios (MW) en el pico de demanda.

Actualmente, la Administración Nacional de Usinas y Trasmisiones Eléctricas (UTE) sostiene el suministro de energía desde las represas -la generación más económica- y con aportes puntuales de las centrales térmicas, informó el director Gerardo Rey.

Sin embargo, el año comenzó “seco”, es decir, con menos precipitaciones de lo esperado, lo que para UTE se traduce en un impacto económico negativo. De hecho, de los US$700 millones presupuestados para generar a lo largo de 2011, ya se gastaron US$490 millones. Además, en el segundo semestre es cuando más aumenta la demanda por lo que si se supera el presupuesto, la empresa estatal recurrirá, primero, al Fondo de Estabilización Tarifaria –que son US$150 millones– y de ser necesario a una ampliación presupuestal.

La compañía hizo su programación para este año calculando el petróleo a US$87,5 en promedio pero hoy la media supera los US$100 el barril.

Ese desajuste implica que habrá un gasto en combustible mayor al de las previsiones. Por ahora el invierno está con precipitaciones que hacen funcionar a pleno las represas, pero de haber un cambio obligará a prender las centrales térmicas que tienen un costo de generación mayor, explicó Rey.

Los técnicos de UTE esperan para el invierno picos de consumo mayores al registrado el lunes 27, y alcanzar los 1.750 megavatios.

De todas maneras, las tarifas a la población “no aumentarán” este año, según aseguró la semana pasada a El Observador el presidente de UTE, Gonzalo Casaravilla. Para el período de gobierno las autoridades proyectan reforzar la disponibilidad de energía con varios proyectos.

El directorio de UTE dio el visto bueno para asociarse con la pastera UPM y generar 40 megavatios adicionales con base en biomasa que serán volcados a la red. Además, en materia eólica, al 2015 se piensa llegar con 500 MW, de los cuales ya se adjudicaron 150 MW y otros 150 MW están en proceso de licitación. Un aporte de 200 MW provendrá de proyectos de biomasa y está la construcción de una central de ciclo combinado, junto a la de Punta del Tigre, que aportará 400 MW.

También están las obras de interconexión con Brasil y la regasificadora que se construirá con Argentina. La demanda de energía crecerá este año 5%, según estimaciones de UTE.