Montevideo.- El Ministerio de Transporte y Obras Públicas de Uruguay (MTOP) informó que la postergación de la apertura de ofertas en la licitación internacional para la construcción de la nueva línea férrea "Ferrocarril Central" da garantías a todas las empresas participantes.

El ministro de Transporte y Obras Públicas, Víctor Rossi, explicó en conferencia de prensa que "procuramos todas las garantías y, por lo tanto, damos esta pausa para analizar los elementos que la empresa quiera hacer llegar, para evaluar nuevamente la decisión final".

Las palabras de Rossi respondieron al recurso presentado por la constructora española Acciona Construcciones, cuya oferta fue desestimada el martes.

Rossi explicó que "Acciona Construcciones" adujo que no tuvo tiempo suficiente para exponer sus descargos sobre el informe de la comisión técnica que analiza la licitación.

"Apostamos a la transparencia del proceso y, por eso, tomamos esta resolución", aseguró.

"No es justo que se diga que hay falta de transparencia", comentó Rossi en alusión a un comunicado emitido por la firma española.

Con la decisión de la comisión técnica del MTOP de desestimar la oferta de Acciona, el único proyecto que se mantiene en carrera es el de Grupo Vía Central, en el que participan capitales uruguayos, españoles y franceses.

El gobierno espera adjudicar la obra este año y que la construcción comience en febrero de 2019, tarea que demandaría 36 meses.

El proyecto del Ferrocarril Central que se ejecutará mediante la modalidad de participación público-privada (PPP) tendrá una longitud de 273 kilómetros y unirá el puerto de Montevideo con la ciudad de Paso de los Toros.

La obra tendrá una inversión inicial de US$825 millones y es considerada clave para el gobierno para que se concrete la construcción de una nueva planta de celulosa de la compañía UPM en el centro del país.

El proyecto prevé la circulación de trenes de carga a 80 kilómetros por hora y 22,5 toneladas por eje.

En un contrato de inversión firmado entre Uruguay y la finlandesa UPM, el gobierno uruguayo se comprometió a readecuar la red ferroviaria y vial entre el centro del país y Montevideo, con una inversión de unos US$1.000 millones como condición previa para que se instale una nueva planta de celulosa.

La industria, que se instalaría en el centro del país, implicaría una inversión de unos US$4.000 millones y generaría unas 8.000 fuentes de trabajo durante la etapa de construcción.

UPM tiene ahora un lapso de entre un año y medio y dos para definir si instala la planta que tendría una capacidad de producción de 2 millones de toneladas anuales de pasta de celulosa de eucalipto.