Montevideo. Los distribuidores suspendieron este lunes la entrega de leche fresca a las grandes superficies y pequeños comercios, lo que agravará el suministro del producto.

La vocera de la Asociación de Distribuidores de Leche, Natalia Pena, dijo en declaraciones a radio Carve que en esta jornada “no salieron productos a distribuirse debido a que no se cumple la entrega en hora ni la cantidad de la mercadería acordada”.

Pena indicó que a las 0:00 horas los camiones concurrieron a la planta de Conaprole en donde sólo habían 25.000 litros de leche fresca envasada cuando para una jornada normal se necesitan unos 500.000 litros.

De todos modos, en esta jornada se cumplió con la entrega de leche en cárceles y hospitales.

“Los camiones están en planta pero no se va a retirar leche, aunque tampoco vamos a permitir que se tire leche. Estamos siendo rehenes de una situación de la que somos totalmente ajenos”, explicó Pena.

Los distribuidores indican que a raíz del conflicto que los trabajadores de Conaprole mantienen están registrando importantes pérdidas por el atraso en la entrega de producto.

“La pérdida es importante debido a que estamos sin trabajar. En lo que respecta a los trabajadores no hay pérdida porque se les paga el jornal”, dijo.

Pena explicó que se aguarda por una comunicación de la empresa para retomar la distribución, aunque explicó que este martes los distribuidores no trabajarán por ser el día del trabajador lácteo.

 “Si el conflicto se soluciona hoy, mañana tendríamos que apelar a la buena voluntad de los trabajadores para que cumplan tareas porque les corresponde un feriado y no los podemos obligar a trabajar”, explicó.

Ante esta situación la normalización en el reparto de leche fresca se podría dilatar hasta el miércoles.

El fin de semana no se logró un acuerdo en la reunión que mantuvo el director Nacional de Trabajo, Julio Baráibar, con el sindicato de Conaprole y donde estuvieron presentes representantes del Directorio de la empresa.

Este lunes el Ministerio de Trabajo tratará de encontrar una solución para destrabar el conflicto. Baráibar indicó en diálogo con radio Carve que este tipo de enfrentamientos “siempre es complicado porque aumenta la bronca en la medida que las posiciones de unos y otros se radicalizan”.

El Ministerio quiere “bajar la pelota al piso” proponiendo que la empresa cambie la carátula de “despido por notoria mala conducta” y envíe al trabajador a seguro de paro para poder negociar.

 “Queremos parar con los golpes de un lado y del otro. Sentarnos a trabajar para ver alguna solución aceptable. Pero para eso las partes tienen que estar dispuestas a ceder algo”, indicó Baráibar.