Montevideo. La reunión que la Cámara Uruguaya de Turismo (Camtur) celebró el pasado sábado 11 en Piriápolis fue el ámbito elegido por el Ministerio de Turismo (MT) para dar a conocer el desempeño del sector durante los primeros tres meses de 2015. Las cifras brindaban tranquilidad a las autoridades: respecto a igual periodo del año pasado, aumentó un 11,6% la cantidad de visitantes (que llegó a los 990.000); también creció el ingreso de divisas por turismo, que alcanzó los US$ 830 millones, US$ 60 millones más que un año atrás (7,6% de crecimiento); y también trepó un 14,5% la cantidad de turistas argentinos que llegaron al país, así como los brasileños, que crecieron un 10%.

“La temporada turística fue buena. Si tomamos en cuenta que somos un país de tres millones de habitantes, el haber recibido a más de 990.000 turistas podemos decir que es una cifra muy interesante y alentadora”, dijo en un comunicado la titular de la cartera, Liliam Kechichián.

Pese a estos números ascendentes, los operadores del sector tienen sus reparos y prenden luces de alerta sobre dos fenómenos en particular. Por una parte, señalan que la oferta creció en los últimos años y que en épocas de enfriamiento puede ser demasiada para la demanda actual. A esta problemática se suma el informalismo que, sostienen, es un dolor de cabeza constante.

También advierten que la depreciación del real frente al peso uruguayo ya ha impactado y que los brasileños –que en un escenario en los últimos años de merma de la presencia argentina se habían convertido en un as bajo la manga– verán cuesta arriba la posibilidad de hacer turismo en Uruguay.  El peso tuvo un aumento de 5,6% desde el 1° de enero frente a la moneda brasileña. Eso lleva a que los brasileños necesiten más reales para adquirir los mismos bienes y servicios en Uruguay.

Baja de la actividad. El presidente en ejercicio de la Camtur, Juan Martínez, señaló que la gremial no duda de los números oficiales. “Sí hemos sentido que individualmente cada operador ha tenido una baja de su actividad”, añadió. De acuerdo a Martínez, esta caída es multifactorial, pero destacó una expansión de la oferta y el hecho de que “el turismo se ha abierto a todo el país”. La suma de destinos, indicó, genera que en cada uno de estos lugares baje la cantidad de turistas.

“La temporada turística fue buena. Si tomamos en cuenta que somos un país de tres millones de habitantes, el haber recibido a más de 990.000 turistas podemos decir que es una cifra muy interesante y alentadora”, dijo en un comunicado la titular de la cartera, Liliam Kechichián

“Desde el punto de vista del operador lo que se vio fue menos turistas con estadías promedio más cortas y gastando menos”, enfatizó.

El aumento de la oferta turística en años pasados no sorprendió, dijo el titular de la Camtur, pero ahora “la preocupación es que la coyuntura cambió”. La cámara ha planteado al MT que debería “planificar” la oferta para no saturar algunos destinos. La respuesta que han obtenido es que el gobierno no se mete en el terreno de la oferta y demanda privada. “Pero entendemos que hay rubros y sectores que sí han intervenido y planificado”, dijo Martínez, que señaló a Colonia, Montevideo y Punta del Este como tres lugares donde se vive una “explosión de oferta”.

El operador turístico insistió en la necesidad de aumentar la demanda y encontrar productos alternativos: “Mientras la torta sea la misma nos estamos repartiendo las migas”.

Esta sensación se repite en distintos puntos del mapa turístico.

Para el presidente de la Comisión de Turismo de Salto, Julián Safi, en el departamento se han sumado nuevos jugadores y también se ha logrado diversificar la oferta para que no se reduzca solamente a las termas.

Safi manifestó que los operadores salteños no percibieron el aumento en la cantidad de visitantes, y culpa de esto al aumento de la oferta, sobre todo a la informal. “Es algo que nos preocupa porque el Ministerio debe fiscalizar. Estamos esperando que se haga cargo de esa parte”, apuntó.

Asimismo, también mencionó la intención de que el Ministerio regule lo que considera un “exceso de oferta”.

Desde la costa atlántica también hicieron alusión a esta problemática. La vicepresidenta del Centro de hoteles de La Paloma, Lilián González, señaló la existencia en el departamento esteño de un exceso de oferta, “sobre todo de la que no está regularizada”.

González comentó que si bien el Ministerio ha tomado en cuenta los reclamos que le han trasladado en esta área, “tampoco parece que hubiera la suficiente cantidad de personal como para poder hacer las inspecciones correspondientes”. La empresaria hotelera agregó que muchas veces genera molestia cuando se realizan inspecciones, porque recaen solamente sobre los comercios establecidos. Los informales, como no están registrados, escapan a estas visitas, indicó.

“Lo que hemos visto en Rocha y también a nivel nacional es que por más que hayan entrado casi tres millones de visitantes (en 2014) no se quedaron la cantidad de tiempo que podían quedarse, y el gasto per cápita ha sido el mismo”, señaló González.

Al entender de la operadora, la rentabilidad no está de acuerdo con las inversiones o aspiraciones que el sector tiene.