Montevideo. Este miércoles el presidente de Uruguay, José Mujica, se reunió en la estancia presidencial de Anchorena con el primer ministro de Corea del Sur, Kim Hwang-Sik, para coversar, entre otros temas, sobre las exportaciones uruguayas de carnes al país asíatico.

Tras el encuentro, el canciller Luis Almagro señaló en conferencia de prensa que Uruguay espera que Corea otorgue la habilitación sanitaria para el ingreso de las carnes uruguayas antes del segundo semestre de 2012, cuando tendrá lugar la Expo 2012 Corea.

Almagro informó, además, que la delegación coreana planteó “con mucha insistencia” la posibilidad de firmar un Tratado de Libre Comercio (TLC) con el Mercosur. Mujica reafirmó al primer ministro coreano su compromiso político de tratar de brindar argumentos que convenzan a los otros socios del bloque, dándole un impulso “especial” a esta posibilidad de negociación durante la presidencia pro-tempore uruguaya del bloque.

Los tres principales puntos del diálogo entre las autoridades uruguayas y coreanas radicaron en la visión de Corea de que Uruguay es un país ideal para radicar inversiones en el Mercosur, las habilitaciones sanitarias y fitosanitarias de carnes y frutas y la posibilidad de concretar un acuerdo que implique reducciones arancelarias, “dado que esto es en definitiva lo que nos va a permitir ser competitivos con otros productores en el mundo”, afirmó Almagro.

“A la delegación le quedó claro que la participación de Uruguay en la feria de Corea del año que viene depende de lograr la habilitación sanitaria”, enfatizó el canciller.

Almagro advirtió que existe un déficit de la balanza comercial muy marcado entre Corea y Uruguay, “que se extiende desde hace mucho tiempo, fundamentalmente por diferencias de estructura económica entre los dos países”.

Su par de Ganadería, Tabaré Aguerre, precisó que Uruguay tiene un déficit de balanza comercial “de dos veces y media a una con Corea”, es decir, de “50 millones contra 20 millones” de exportaciones y señaló que los rubros líderes de este intercambio son los productos lácteos –principalmente quesos-, pescado, lanas, madera.

Aguerre explicó que “nuestro principal interés ofensivo es tratar de encontrar un paraguas comercial que mejore nuestra capacidad de competencia en lácteos, porque la complementariedad desde el punto de vista de población que tiene Corea y nuestra capacidad de producción de leche nos obliga a tratar de mejorar ese posicionamiento y, por otro lado, a volver a venderle carne a Corea”.