Montevideo. El sector agropecuario uruguayo, motor de su economía, crecería modestamente este año debido a la adversidad climática y la volatilidad de los mercados externos, aunque recuperaría su fortaleza en el 2011, dijo este lunes el gobierno.

La pequeña nación sudamericana atraviesa por una sequía que obligó a las autoridades a declarar la emergencia agropecuaria para el norte del país la semana pasada.

Este año, el sector crecería en conjunto un 1,8%, según la Oficina de Programación y Política Agropecuaria (OPYPA) del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, frente a una expansión prevista del Producto Interno Bruto (PIB) de un 8,28%, según los analistas de mercado.

"Las principales razones en la pérdida de dinamismo del sector agropecuario tienen que ver con razones climáticas y porque los vaivenes de los mercados internacionales hasta mediados de año generaron un deterioro de las expectativas", dijo la economista Verónica Durán de OPYPA.

"Si bien el sector agropecuario sigue creciendo, lo hace menos dinámicamente que el resto de la economía nacional (...) El agro va a perder peso en la economía en su conjunto", agregó.

Para el 2011, la expansión del rubro sería de un 4,7%, según ODYPA, en medio de un crecimiento de la economía estimado en un 5,13%.

El avance sectorial de ambos años estaría sustentado en los subsectores agrícola y silvícola, mientras que el tradicional rubro ganadero tendría un estancamiento en el 2010 y un posterior crecimiento de un 2,1% en el 2011, agregó la agencia.

El negocio agropecuario debió lidiar con los efectos de una sequía que se agudizó entre el 2008 y 2009 -con un costo de unos US$1.000 millones- y cuyas consecuencias en el nivel de inventario de ganado vacuno, por ejemplo, aún se sienten.

En el 2009, el crecimiento de la actividad agropecuaria fue de un 2,9%.

En una división por productos, se espera una caída en trigo, cebada, girasol y maíz en las zafras 2010/2011, mientras que se estiman alzas en arroz, sorgo y soja, el segundo producto de exportación de la nación.

"Hubo un cambio en la pauta exportadora de nuestro país. Los rubros más dinámicos este año son los lácteos, la soja y los productos forestales, que explican el 80 por ciento del crecimiento (en las ventas)", comentó Durán.

En la campaña 2011/2012, prácticamente todos los sectores crecerían o se mantendrían casi estables.

Para el año próximo, se prevé una situación climática menos extrema que la actual, afectada por el fenómeno conocido como La Niña, y un escenario externo con precios internacionales más estables y favorables, auguró la oficina estatal.