Montevideo. Los ejemplares que fueron registrados, el pasado jueves,  día en que venció el plazo estipulado por ley para identificar y registrar los vacunos, superaron las diez millones de cabezas, cifra que habrá de aumentar hasta unos 11 millones de cabezas cuando ingresen al sistema los restantes formularios que fueron solicitados en fecha.

En poder del Sistema de Identificación de Registro Animal (SIRA) quedan dos millones de caravanas y muchas otras en manos de los productores, informó a El Observador el director del registro, Gabriel Osorio.

Registrar e identificar el ganado vacuno le permite a los productores uruguayos mejorar su competitividad a nivel internacional y mantener mercados como el de la Unión Europea (U.E).

En el caso de Australia, otro país que está bastante adelantado en esta materia, "no todos los ganados están trazados, porque se identifican sólo los movimientos. Por ahora el sistema de Uruguay es único en el mundo", aseguró el jerarca, a el diario El País.

Con la trazabilidad individual de cada animal con los generados por las "cajas negras" instaladas en los frigoríficos, se puede trazar cada vacuno desde el bife hacia atrás y esa es otra gran ventaja del país al momento de vender carne, en un mundo donde los consumidores exigen cada día más seguridad. "

El director comentó a El Observador que todavía no se puso sobre la mesa el tema de registrar otros animales como los ovinos, pero sí se está hablando de los equinos de competición, a los cuales se les pondría un chip subcutáneo.