Este año, en el marco de una importante cosecha de cebolla, para beneficio de los granjeros la hortaliza se está exportando en buena forma.

El profesional de la Comisión Administradora del Mercado Modelo, Pablo Pacheco, informó este lunes que se embarcaron algo más de 1.000 toneladas y que los envíos continuarán, ahora con partidas de las granjas del sur del país.

El 60% se exportó a España y el resto hacia Brasil. Estas ventas, destacó, “limpian el mercado interno” y generan “otro ánimo” en la plaza “porque hay menos presión para bajar los precios”.

En materia de precios, quien exporta consigue $5 (US$0,25) por kilo más $2 adicionales que aporta como apoyo al negocio el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca.

Según declaró el profesional, “es un precio importante para el productor considerando que está vendiendo la cebolla en plena zafra”, evitando el costo de conservarla para vender cuando suba el precio en la plaza local.

En otro orden, las lluvias y altas temperaturas de mediados de febrero generaron problemas de calidad en zanahorias y en las hortalizas de hoja, rubros muy sensibles a esas adversidades.

En tomate y en morrones de campo también hubo algunas dificultades en la calidad.

Durante los últimos días se percibieron menos problemas de podredumbre, apenas se vieron defectos y la venta se fue normalizando, con muy buenos niveles de oferta de productos de campo, mejorando la calidad y con el ingreso cercano de la producción de los invernáculos del norte.

En hortalizas secas se espera que mejore la calidad en la oferta de zanahoria y papa.

En frutas de hoja caduca hay buenos ingresos de manzana, pera y uva, con una gran oferta de Moscatel, variedad preferida que tiene muy buen precio para el consumidor.