Si bien este lunes toda la atención se la lleva la subasta de Pluna, el gobierno enfrenta otro tema que estratégicamente quizás sea más trascendente que la aerolínea y que, en princpio, es por un monto mayor: la planta regasificadora en la bahía de Montevideo.

Mientras que el remate de Pluna que comenzará a partir de las 15:00 horas en la Rural del Prado es con una base de US$136.885.156, la construcción de la regasificadora, para lo cual este lunes se termina el plazo de interesados, rondará los US$900 millones.

Además, la obra permitirá generar un ahorro de hasta US$500 millones a través de la generación de energía eléctrica. Se estima que entre el 15 y el 20 de octubre se difundirá el pliego definitivo de la construcción.

Tras el cierre de la lista de interesados en la construcción de la regasificadora, el objetivo del gobierno es dar a conocer el ganador del llamado definitivo a fines de este año o a principios de 2013. La obra de la planta tardará dos años antes de estar operativa.

La obra es considerada clave por el presidente José Mujica. La empresa que instale la planta recibirá durante 15 años un canon de US$120 millones por la operación y las obras de infraestructura en el lugar.

Hasta el momento 18 empresas manifestaron su interés en esta propuesta. Incluso una de esas compañías presentó una propuesta concreta para llevar adelante el proyecto.

Pero además, esta obra tiene directa relación con otra obra gigantesca en torno a la cual el gobierno tiene que decidir de manera urgente: la central de ciclo combinado en Puntas del Tigre. La obra, con un costo de US$500 millones, debe ser concedida antes del 31 de diciembre sino UTE pierde los US$100 millones que posee para iniciarla.

La primera licitación fracasó porque una empresa presentó documentación adulterada. En el segundo llamado quedó primera la firma argentina y filokirchnerista Electroingeniería, con un proyecto de dudosa eficiencia y con datos de escasa confiabilidad. También fue eliminada. Ahora UTE negocia directamente con la firma Hyundai.

Parte del gas que entre por la regasificadora será utilizado para hacer funcionar las turbinas de esta central considerada clave para el sistema energético uruguayo.